Y todo pese a la oposición de los vecinos, que hoy presentarán en el Registro Municipal las 8.000 firmas que han recogido para reclamar un cambio de ubicación. En este conflicto no parece haber tregua ninguna. Hasta tal punto que el director de Remar en Sevilla, Jon Ugalde, asegura que han presentado una denuncia ante la Policía nacional contra los vecinos por «coacciones y amenazas».