El primer bar de hielo de Madrid abre sus puertas en pleno centro

  • Más de diez mil kilos de hielo en forma de esculturas reciben al cliente.
  • La temperatura, a ocho grados bajo cero.
Clientes tomando una copa en el Ice Bar de Madrid.
Clientes tomando una copa en el Ice Bar de Madrid.
Jorge París

El calor aprieta, la temperatura sube y los termómetros parece que vayan a estallar. Ante tal panorama, ¿qué mejor que tomarse una copa de hielo a ocho grados bajo cero y rodeado de carámbanos congeladísimos? No, no es un imposible. El milagro es obrado en Ice Bar (calle Alberto Bosch, 14), el primer bar de hielo de Madrid.

Justo detrás del Museo del Prado, este pequeño y discreto restaurante francés aloja en su interior una cámara frigorífica con diez mil kilos de hielo en forma de escultura. La inauguración oficial fue la semana pasada, y su propuesta no podía ser más refrescante: primero cena y, luego, invitación a copa en el Ice Bar. Si se viene cenado desde casa, la entrada al mismo vale diez euros. Eso sí, el plumas y los guantes los presta el establecimiento, que además aconseja no estar más de media hora en su interior, a no ser que el cliente quiera pillar un buen resfriado, claro.

La idea parte de Stephan, un escultor de los carámbanos proveniente de Francia que, pese a no haberse dedicado nunca a la hostelería, y después de años cediendo sus obras para fiestas especiales de discotecas de lujo, decidió montar su propio local: "Me sirve como expositor, un pequeño museo en el que mostrar la evolución de mi arte". Sus esculturas, además, no se derretirán, pero se modificarán cada tres meses, como el oso y el madroño congelados que nos reciben a la puerta, a modo de cueva de la Antártida.

Cerveza con vodka y fresita

Lo de tomarse una copa en un vaso de hielo puede parecer una idea muy original, pero no es el único de los atractivos tragos que ofrece el Ice Bar. Stephan, el dueño, recomienda el vodka con piña y la birra Sputnik, una peculiar mezcla de cerveza con vodka que sólo se sirve aquí. Además, está la Fresita, un espumoso de Chile con sabor a frutos silvestres que, dicen, viene muy bien para las temperaturas bajo cero. Tampoco faltan los chupitos de licor de hierbas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento