'Rabia'
'Rabia' Archivo

El ecuatoriano consigue una atmósfera de cuento turbador de la que no queremos salir

El joven director ecuatoriano Sebastián Cordero (con películas como Ratas, ratones, rateros, 1995; y Crónicas, 2004) ha logrado una perfecta síntesis entre crítica social, drama, aliento poético y unas gotas de cine de terror en Rabia, que ha triunfado en el reciente Festival de Málaga (Biznaga de Oro a la mejor película).

Producida por Guillermo del Toro, y basada en una novela del argentino Sergio Bizzio, cuenta la historia de un inmigrante suramericano (Gustavo Sánchez Parra, mención especial en el certamen malagueño, al que vimos en Amores perros; Alejandro González Iñárritu, 2000) que, harto de que le humillen, reacciona con violencia a los desaires que recibe de los españoles. Buscado por la Policía, el protagonista se esconde en el caserón donde trabaja su novia (Martina García, actriz colombiana que destacó en Perder es cuestión de método; Sergio Cabrera, 2004), una mujer dulce a la que los dueños de la casa (Concha Velasco y Xabier Elorriaga) tratan casi como si fuera de la familia, dado que su propio hijo (Alex Brendemühl, premio al mejor actor de reparto en Málaga, al que recordamos por Las horas del día, Jaime Rosales, 2004) aparece sólo por allí para pedir dinero y sembrar cizaña y la hija (Icíar Bollaín, la directora de películas como Te doy mis ojos, 2003) tiene una familia propia que atender.

Con estos escasos mimbres, Sebastián Cordero nos mantiene literalmente pegados a la butaca y cada vez más maravillados de esa mezcla de géneros (drama, terror, intriga) y de emociones (amor, deseo, ternura, miedo, ira) que con tanta excelencia realiza. Rabia participa también de una atmósfera de cuento y, conforme la situación de los personajes se hace más difícil, debido a la repetida violencia del inmigrante (siempre provocada), nos sentimos casi como un mueble más de ese misterioso y sugerente caserón norteño.

Potente película, íntima y rotunda a la vez, que deja una hermosa sensación de irrealidad e invita a buscar ese otro lado de las cosas que hace que merezca la pena disfrutar de la cotidianidad.

Rabia.España-México-Colombia,2009/96min/Dir.:SebastiánCordero/Int.:Gustavo Sánchez Parra, Martina García