El policía fue detenido el pasado jueves en su domicilio de Sanxenxo (Pontevedra) por su supuesta vinculación con una red de pornografía infantil, cuya investigación se inició en Ciudad Real. Tras prestar declaración en el Juzgado de Cambados en la mañana del viernes, fue puesto en libertad con cargos, con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes.

A este respecto, Cacabelos reiteró que se trata de un caso "triste" y "difícil" y dado el "carácter excesivamente sensible" por lo que abogó por actuar con "cautela", respetando la presunción de inocencia del policía, y evitando tomar "decisiones a la ligera".

"Todos los ciudadanos tiene derecho a la presunción de inocencia", reiteró el regidor, quien a su vez aseveró que una vez conozcan novedades de la investigación judicial, serán, si fuese necesario, "muy estrictos y rigurosos" con el agente implicado.

Por ello, indicó que el Gobierno local mantendrá una reunión con el jefe de la Policía Local y con el responsable jurídico del ayuntamiento para estudiar una hipotética suspensión cautelar de empleo y sueldo, a la espera de recibir una notificación del juzgado que determine que cargos se le imputan.

Cacabelos destacó también que el agente detenido, quien deberá incorporarse a su puesto de trabajo, algo que a día de hoy aún no ha sucedido, cuenta con una trayectoria de veinte años de trabajo "casi ejemplar, realizado de forma discreta"

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.