La candidatura, cuyo principal promotor es la Fundación Blas Infante, se presenta cuando se cumple el 400 aniversario del destierro de los moriscos-andalusíes de la Península Ibérica y, de hecho, esta iniciativa pretende ser un reconocimiento a la manera "ejemplar" con que este colectivo ha conservado "viva y conscientemente" su identidad cultural en los lugares de destino.

Así, el texto de la propuesta de la candidatura ahonda en el destierro de este colectivo, entre los siglos XV y XVI, "por el mero hecho de ser o parecer musulmanes" y en el marco de un proceso de unificación territorial y religiosa en el conjunto de la Península, donde "la creciente influencia del catolicismo como religión de Estado hacía cada vez más incómoda" la presencia de los judíos, musulmanes o gitanos en la España recién nacida.

Así, primero se desterró a los sefardíes, luego se inició la persecución contra el pueblo gitano y después, fueron expropiados y obligados a bautizarse los mudéjares o musulmanes hispanos. Este hecho supuso la creación artificial de lo que vino a llamarse "genérica y despectivamente" moriscos.

"condenados a vivir como topos"

Aquellos desterrados, añade el texto de la candidatura, se siguieron llamando a sí mismos andalusíes para mantener viva la memoria de su pertenencia sentimental hispana y, por ello, este grupo de intelectuales considera que la concesión del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia "no constituye un ejercicio marginal de arqueología sino de reconocimiento a aquellos españoles, "condenados a vivir como topos" y a los que no quedó más opción que esconder su condición morisca o aparentar exageradamente su antisemitismo e islamofobia como mecanismos de supervivencia.

"Aceptar esta realidad ocultada equivale a aceptarnos a nosotros mismos y a completar definitivamente el mosaico intercultural del alma hispana, rota por la intolerancia contra toda disidencia o contra la más simple diversidad, con una de sus teselas más importantes e invisibles: la morisco-andalusí", añade el texto de la propuesta de candidatura, que será presentada de manera oficial ante la Fundación Príncipe de Asturias por la citada Fundación Blas Infante.

El texto está promovido y respaldado por un grupo de intelectuales, creadores y expertos internacionales en la historia de los moriscos, como Bernard Vincent, de La Sorbona de París (Francia); el catedrático emérito de Harvard Francisco Márquez Villanueva, la directora de cine Izza Genini, el Nobel portugués José Saramago, el escritor libanés Amin Maalouf, los filósofos Sami Nair (francés) y Reyes Mate (español) y el escritor Juan Goytisolo, además de un buen número de periodistas, actores, políticos y, "en definitiva, ciudadanos de todas las creencias e ideologías".

Consulta aquí más noticias de Granada.