De este modo, UGT criticó que, por primera vez, se "meta la mano en los bolsillos de los trabajadores y se vulnere un derecho irrefutable firmado en el Pacto de Toledo".

Así, incidieron en que "este decreto implica ir directamente contra el estado del bienestar y debilita la gobernanza de un partido a favor del mercado financiero".

Por ello, las medidas "pretenden romper con el diálogo social, lo que significa la paralización de los convenios colectivos de muchas administraciones".

Ante esto, UGT recordó que "siempre" ha exigido que se negocie con los sindicatos antes de decidir, "cosa que no ha hecho el Gobierno, el cual ha aniquilado la negociación colectiva y el diálogo social de un plumazo". Así, el sindicato afirmó que con estas medidas "será mínimo el ahorro que el Gobierno hará", a la par que destacó que los sueldos del empleado público "son precarios y temporales" y que este sector "no es más privilegiado que otro".

Además, desde el sindicato indicaron que el mercado laboral "no es el causante de la situación, sino el modelo productivo" y puso en cuestión la aplicación de la Ley de Economía Sostenible ya que su viabilidad será "difícil" debido a la aplicación de las medidas del plan de recortes.

Por su parte, CCOO pidió la "derogación del Real Decreto Ley" que impone las medidas económicas de ajuste elaboradas por el Gobierno, e hizo un llamamiento a la huelga para el próximo día 8 de junio a las 12,00 en el Paseo Santa Fe de la capital onubense, para "pelear desde ya" contra unos recortes que de ser aprobados ahora "sólo provocarán más pérdidas de derechos en el futuro".

CCOO remarcó que el Gobierno ha dado "un paso atrás en la democracia" al no adoptar medidas "más progresistas como una reforma fiscal progresiva o la lucha contra la economía sumergida".

En este último punto, indicó que esto supone "un lastre para la economía andaluza" donde cerca del 30 por ciento de la actividad económica es "sumergida".

Consulta aquí más noticias de Huelva.