En declaraciones a los medios tras la reunión que mantuvo esta tarde durante más de dos horas con el presidente del Govern, Francesc Antich, Barceló resaltó que se esté avanzando "en la misma línea que hemos defendido desde el principio", y en este sentido defendió que el recorte del gasto público en las islas "no sea tan grande". "Ya lo hemos reducido y a ello se suma el déficit de financiación", subrayó al respecto.

Otro de los aspectos en los que el portavoz del Bloc hizo hincapié es la necesidad de que no sólo el sector público sea el que se vea afectado por las medidas anti-déficit, sino también las rentas más altas al tiempo que abogó porque "se fiscalice el medio ambiente".

Mientras tanto, Barceló, acompañado a su salida del Consolat por el conseller de Movilidad y Medio Ambiente, Gabriel Vicens, apeló a una "importante" reestructuración de la Administración no sólo a corto plazo, a fin de evitar duplicidades en las actuaciones y al aseverar que hay competencias que serán progresivamente transferidas a los Consells Insulars. Asimismo, abogó por la reducción de consorcios y fundaciones.

En relación a la subida de impuestos, Barceló advirtió de que pese a las críticas de la oposición no se plantea "echar atrás" esta medida, por lo que instó a PP y UM a "reconsiderar" su posición y a explicar por qué se oponen. "Hay que llevar al Consell de Govern y al Parlament el máximo número posible de medidas consensuadas para su aprobación", sentenció el líder nacionalista.

Entre otras propuestas, el Govern prevé reducir en unos 120 millones de euros el gasto público -unos cien millones mediante la reorganización y racionalización del sector y unos veinte o treinta a través de la supresión de las inversiones no comprometidas- como una de las principales medidas dirigidas a disminuir el déficit de las islas, lo que se sumaría al recorte de 220 millones que ya se efectuó dentro de los presupuestos autonómicos de 2010.

En cuanto a los tributos, el Ejecutivo está estudiando además la posibilidad de gravar al alza el Impuesto de Sucesiones e incrementar también el de Transmisiones Patrimoniales para las rentas más altas, lo que se en cualquier caso se produciría a partir de 2011, tal y como transmitió el pasado sábado Antich a sus consellers, a la patronal y a los sindicatos.