En una nota, la Junta indicó que esta restricción al tráfico de vehículos, que estará debidamente señalizada, se resolverá con dos accesos alternativos; de un lado, los vehículos que deseen acceder a Alcalá de Guadaíra desde la vía de servicio de la A-92 para entrar en la zona de Pablo VI (Malasmañanas) deberán incorporarse por la calle Eugenio Noel, también conocida por prolongación de la calle Sanlúcar la Mayor, y continuar hasta la siguiente glorieta, de entrada a la calle Tiberiades.

Por su parte, la salida a la A-92, que actualmente se realiza por la calle Ortega y Gasset, se hará por la Ronda Norte hasta la siguiente glorieta que sirve de entrada a la calle Tiberiades. Este corte de tráfico tendrá carácter definitivo, ya que la plataforma del tranvía es contigua a dicha vía de servicio a la A-92 y a la parada de autobuses existente.

El tranvía metropolitano de Alcalá de Guadaíra constituye la conexión de la Línea 1 del Metro de Sevilla con el municipio alcalareño. Su trazado, que consta de una longitud total de 12 kilómetros y diez paradas, se inicia en la Estación Pablo de Olavide para internarse por al antiguo corredor del tranvía de los panaderos y acceder así al núcleo urbano de Alcalá de Guadaíra, concluyendo en la zona de Montecarmelo.

Las obras se encuentran en una fase muy avanzada en sus tramos Montecarmelo-Cabeza Hermosa y Cabeza Hermosa-Parque Tecnológica, y el pasado mes de abril se iniciaron las obras en el tercer tramo, entre Parque Tecnológico y la estación de metro Pablo de Olavide, ubicada en el campus universitario.

El tiempo comercial del viaje, que incluye el tiempo de parada en estaciones, será de 23 minutos para todo el recorrido, que conecta con la Línea 1 del metro de Sevilla. El nuevo sistema de transporte dará cobertura a cerca de 80.000 usuarios, cifra que incluye tanto la población de esta localidad como los trabajadores que cada día se desplazan a los centros de producción y parques empresariales localizados en su entorno.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.