El portavoz adjunto socialista, Juan Ferrer, explicó que, según desvela el informe de la cuenta general del Ayuntamiento emitido esta mañana en la Comisión de Economía y Hacienda, el consistorio acabó el año 2009 con 117.428.349 euros de deuda por operaciones presupuestarias —servicios e inversiones no pagados pese a estar previstos en el presupuesto—, casi el doble de los 60.207.950 euros de deuda registrada en 2008 por el mismo concepto.

El impacto del aumento de la deuda por operaciones presupuestarias es tal que ha dejado sin efecto en el montante global al descenso de la deuda por facturas en los cajones generadas por operaciones no presupuestarias —servicios e inversiones no pagados y sin dotación presupuestaria—, que ha pasado de 133.221.395 euros en 2009 a 94.783.599 en 2009. De ellas, a lo largo de 2010 sólo se han reconocido obligaciones por valor de 20.658.432 euros, con lo que quedan pendientes de reconocer facturas por valor de 74.125.167 euros, afirmó.

"El endeudamiento con el sistema financiero es de tal magnitud que incrementarlo llevaría a pulverizar todos controles y limites de la Ley de Estabilidad Presupuestaria", señaló Ferrer, quien agregó que, por ello, el Ayuntamiento ha optado en 2009 por financiar parte de sus gastos a través del crédito comercial de sus acreedores, lo que "perjudica a las empresas suministradoras y al sector privado, y pone en peligro la recuperación".

Para el edil socialista, "el Ayuntamiento no sólo no contribuye al ahorro, sino que crece en sus gastos y los financia apelando al crédito de los demás. Comportamientos como estos son los que obligan al Gobierno a tomar medidas dolorosas pero necesarias, como la limitación de la capacidad de endeudamiento de los municipios".

Por otro lado, el concejal del PSPV recordó que mientras el equipo de gobierno municipal sostiene en el estado de ejecución del presupuesto de 2009 que durante el año pasado transfirió 75.147.001 euros a la Empresa Municipal de Transportes (17.213.000 euros como subvención a discapacitados y pensionistas a través del Bono Oro y 57.934.001 como subvención al déficit de la empresa), los gestores de la empresa no evidencian en el balance de situación dicha aportación íntegra, sino que contemplan una aportación de socios de sólo 61.400.000 euros, con lo que existe un desfase de 13.747.001 euros, aportados por el Ayuntamiento pero no reflejados en el balance de la empresa.

Consulta aquí más noticias de Valencia.