El Gobierno de Aragón, la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército de Tierra y el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino (MARM) aportarán unos 2.000 profesionales de distintas ramas a la prevención y extinción de incendios forestales en el medio rural aragonés desde mañana, martes 1 de junio, hasta el 15 de septiembre, periodo de "máxima alerta" en esta materia, según explicó hoy en rueda de prensa el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné.

El presupuesto es de unos 30 millones de euros. Del total del personal destinado a estas tareas, unos 1.500 son empleados del Gobierno de Aragón, de empresas públicas como SODEMASA y de las Administraciones Locales, mientras que parte de los restantes pertenecen a la Unidad Militar de Emergencias (UME) que el Ejército tiene acantonada en Zaragoza.

Las zonas en la que centrará sus esfuerzos el operativo es toda la provincia de Teruel, el Sistema Ibérico, el Somontano de Barbastro y las Altas Cinco Villas (Zaragoza). Además, en la campaña de este año entra en funcionamiento la figura del coordinador comarcal. Alfredo Boné indicó que el aragonés es "uno de los mejores operativos a nivel nacional" y como ejemplo expresó que la media de incendios es de tres por cada 20.000 hectáreas, la quinta parte de la media española, pese a que la zona geoclimática es la misma. El 10 por ciento de la superficie forestal de España se encuentra en Aragón.

De todos los incendios que se producen en España el 65 por ciento son de menos de una hectárea y en el caso de Aragón la cifra se eleva al 80 por ciento. Sin embargo, Alfredo Boné matizó que "estamos en una comunidad autónoma muy vulnerable y hay zonas muy críticas", de ahí que se esté aumentando progresivamente el número de horas de trabajo anuales de las cuadrillas forestales, que este año estarán operativas durante siete meses, lo que supone unas 107.000 horas de trabajo en total.

Buen invierno

"Hay gente que lleva trabajando todo el año", continuó diciendo el consejero de Medio Ambiente del Gobierno aragonés, Alfredo Boné, quien expresó que, en el caso de la zona afectada por el incendio que asoló miles de hectáreas en la provincia de Teruel, en el verano de 2009, hay unas 500 personas trabajando, entre las empresas que se dedican a la extracción de madera y el personal de las empresas públicas SODEMASA y TRAGSA.

Alfredo Boné explicó que el Gobierno pretende tener disponibles 1.000 kilómetros de nuevos cortafuegos en toda la comunidad autónoma después alcanzar los 3.000 kilómetros, para lo cual se aprovecharán parte de los 1.800 kilómetros que existen desde hace años. El objetivo último es dividir las masas forestales en pastillas de 2.000 ó 3.000 hectáreas, de tal manera que si se producen incendios como los del año pasado la zona afectada la zona afectada no sea tan amplia.

Al respecto, recordó que "no tenemos ninguna garantía de que no se pueda repetir" el gran incendio del año pasado y reconoció que "no sabemos cómo va a ser", si bien matizó que el invierno ha sido bueno en lo que se refiere a las lluvias. El titular del Departamento señaló que hacer una barbacoa en el monte "es pecado mortal" y animó a todos a no facilitar la aparición del fuego y no dejar en el monte colillas, aunque estén apagadas, ni cristales o botellas.

El consejero Boné pidió a todos los ciudadanos que avisen cuando adviertan la presencia de fuego o cualquier indicio del mismo, como una columna de humo, recordó que es vital acortar el tiempo que transcurre entre que se produce el fuego y llegan los servicios de extinción y comentó que Aragón padece "una crisis crónica" en materia de incendios, ya que se producen unos 400 al año, aunque precisó que esta crisis no es "aguda".

Destacó que este año empezarán a actuar los "coordinadores locales", un grupo de voluntarios cuya creación ha sido demandada por los Ayuntamientos, pese a los "riesgos" que ofrece la participación de personal civil, no profesional en este ámbito. Un total de 550 ayuntamientos han sido seleccionados para elegir a dos personas que actuarán como "enlace" con los profesionales, a quienes indicarán cómo acceder a cada camino, los vientos dominantes.

Serán "un elemento de apoyo en cuestiones de logística", dijo Boné, quien expresó que a la petición de candidatos formulada por el Departamento a los mencionados 550 ayuntamientos han respondido aproximadamente la mitad de ellos. El puesto es específicamente no remunerado, señaló el consejero, quien alabó el conocimiento al detalle del terreno que tienen los habitantes del medio rural.

Este año se celebrarán, como novedad, reuniones de coordinación, en las que participarán los estamentos que ya suelen participar, entre otros las Direcciones Generales de Protección Civil y Forestal, las Diputaciones Provinciales, la Delegación del Gobierno en Aragón, los Consejos Comarcales y las organizaciones agrarias. La primera reunión tendrá lugar a finales del presente mes de junio, dijo Boné, quien señaló que ahora se trata de ver "cuáles son las expectativas".

En cuando al gasto destinado, Boné dijo que se ha mantenido el programa de incendios en unos 30 millones de euros, de los que 1.200.000 euros provienen del Plan Especial de Teruel. Unos 2,5 millones de euros se destinan al Plan de Restauración, aunque este plan contará con un total de 9,4 millones de euros. Boné resaltó que se mantienen los recursos destinados a prevención y extinción de incendios.

El director general de Medio Forestal, Alberto Contreras, explicó que en el operativo veraniego participarán 62 cuadrillas terrestres, 46 autobombas, 80 puestos de vigilancia, nueve medios aéreos, dos unidades BRAC. A estos medios se suman los del Ministerio de Medio Ambiente (MARM), un helicóptero de gran capacidad de descarga, una unidad de telecomunicaciones, la BRIF de Daroca (Zaragoza), que es "fundamental" y dos aviones anfibios en la base aérea de Zaragoza. Además, se ha hecho una encomienda de gestión a la empresa ASC para homegeneizar el sistema de comunicaciones.

El director general señaló que este verano habrá 40 ganaderos que participarán en las tareas de limpieza de los cortafuegos, empleando para ello su ganado. Se está consolidando el grupo de apoyo a la extinción. Asimismo, se mantienen sendos convenios con el ADIF para que todo el entorno de las vías ferroviarias esté limpio, ya que en estas zonas pueden producirse conatos, y también con Red Eléctrica Española, ya que en las torres eléctricas pueden producirse incendios, asimismo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.