Así lo recoge la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que celebró su encuentro anual en Salamanca del 26 al 28 de mayo. Dentro de sus conclusiones, apunta que, según el doctor LLuís Bassas Arnau de la Fundación Puigvert de Barcelona, "un descenso moderado de la testosterona constituye un marcador predictivo de mayor mortalidad en los años futuros".

La SEEN añadió que las hormonas sexuales masculinas, principalmente la testosterona, tienen un doble función en el hombre: por una parte, producir el desarrollo del sistema genital y reproductivo masculino durante la vida fetal, así como los cambios anatómicos, funcionales y psicológicos a partir de la pubertad y, por otra parte, activar el desarrollo del testículo para que pueda fabricar células reproductoras masculinas, los espermatozoides.

A este respecto, el profesor Juan José Corrales Hernández del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, explicó en el Congreso que "hoy día está bien demostrado en diversos países del norte de Europa que la calidad seminal, especialmente el número de espermatozoides con capacidad fertilizante, se está reduciendo. Los motivos de dicho descenso no se conocen bien y tienden a atribuirse a la industrialización".

"El descenso de la calidad seminal y, por ello, potencialmente de la tasa de reproducción, puede ser debido a otro tipo de factores, como por ejemplo un descenso de los niveles sanguíneos de la testosterona, cambios medioambientales y/o en el estilo de vida", añadió el experto Corrales Hernández.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.