Según informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Burgos, el suceso se produjo en días pasados aunque finalmente fueron encontradas el sábado por la tarde.

Los avestruces estaban en celo y eran peligrosas, por lo que el propietario decidió sacrificarlas con un rifle ante la imposibilidad de capturarlas vivas debido a su agresividad.

Consulta aquí más noticias de Burgos.