Villalba calificó el día de hoy de "triste" para la industria turística, sobre todo para "los 134 empleados que se ven en la calle, sin trabajo y sin cobrar indemnizaciones por despido". En este sentido, especificaron que sólo cobrarán 20 días de salario por año de servicio, con un tope de una anualidad, que pagará el Fondo de Garantía Salarial.

Para CCOO, la causa del cierre viene motivada por "la mala gestión de los últimos años, desde que Aifos lo adquirió en 2006 con el objetivo de hacer lo mismo que hizo en hoteles de lujo como Guadalpín Marbella o Guadalpín Banús, es decir, especular".

A todo ello hay que añadir, según indicó Villalba, "la nefasta gestión de la administración concursal, que nunca se ha preocupado por buscarle una viabilidad al hotel y, con ello, preservar los puestos de trabajo".

"Han hecho dejación de funciones, no buscando el acuerdo ni aceptando el expediente de suspensión temporal propuesto por los sindicatos, lo que hubiese aliviado la dramática situación de los trabajadores, así como ganado tiempo para llegar a acuerdos con los acreedores y posibles inversores que estaban y siguen interesados en adquirir y seguir explotando el hotel, ya que este establecimiento hotelero es rentable y competitivo", expuso Villalba.

A juicio de la secretaria general de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO en Málaga, "la postura de la administración concursal ha sido una continua historia de despropósitos, culminando con el cierre del hotel".

Por ello, Villalba espera que el resto de hoteles que están inmersos en concursos de acreedores y Expedientes de Regulación de Empleo, en su mayoría de cincos estrellas, tales como Los Monteros, Las Dunas, Incosol, Torrequebrada, Guadalpín Marbella y Guadalpín Banús, "tengan otro final".

Para conseguir esto, "hoy, más que nunca, es imprescindible que las instituciones intervengan y que las gestiones de estos hoteles se lleven a cabo por empresarios del sector", declaró Villalba.

Consulta aquí más noticias de Málaga.