Las enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco provocan al mes 48 muertes en el Área Sanitaria de Compostela, según destacó hoy el jefe del servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Juan Gestal Otero, por lo que subrayó que se trata de "un problema sanitario de primera magnitud".

En rueda de prensa ofrecida con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, Gestal Otero comentó que la ley antitabaco aprobada en 2005 "no supuso una modificación" en la disminución progresiva de fumadores —según la estadística que realizan desde hace 25 años entre los estudiantes de último curso de Medicina— registrada en los años anteriores a su entrada en vigor, frente a un reciente estudio que apunta que aumentó la cifra de fumadores. Atribuyó este hecho a que la norma "al final se descafeinó".

"Y ahora están hablando de completar la ley como en un principio iba a ser con la prohibición en los lugares públicos. Eso sí puede suponer algún cambio", sostuvo el doctor Gestal Otero, quien recordó que el descenso anual ronda un 2,3 y 2,5 por ciento entre mujeres y hombres, respectivamente.

Por su parte, la declaración institucional de la Consellería de Sanidade, leída hoy en la rueda de prensa por la directora xeral de Saúde Pública, Sagrario Pérez Castellanos, incide en que los últimos datos en la comunidad —correspondientes a 2007 al Sistema de Información de Comportamiento de Riesgo— señalan que el consumo diario en la mujer es de un 21,3 por ciento y el ocasional un 3,3 por ciento, mientras que las ex fumadores se sitúan en un 13,6 por ciento frente al 30,8 por ciento de los varones.

Asimismo, Gestal, en alusión a la encuesta realizada en Medicina desde hace 25 años, apuntó el descenso "muy importante" del 57,8% en 1985 al 14,4 por ciento en 2009 en cuando al consumo entre los nuevos médicos —estudiantes del último curso— y recalcó que el número de los que "nunca" fuman subió entre el colectivo de profesionales desde 1985, del 6,79% al 45,93% en el último cuarto de siglo. "Los no fumadores están más motivados a dar consejo a sus pacientes", según consideró, para que dejen el hábito tabáquico.

Incidir entre las mujeres

Pérez Castellanos, en referencia al lema de este año 'Género y tabaco: la promoción del tabaco dirigida a las mujeres', manifestó que las féminas son la población diana de las campañas recientes de la industria tabaquera, por lo que abogó por "trabajar para conocer el porqué el porcentaje de abandono es menor en las mujeres que entre los hombres".

Así, la declaración institucional de Sanidade pone de manifiesto "un cambio en la evolución" del consumo de tabaco en las últimas décadas, "convirtiéndose cada vez más en un problema de salud para las mujeres".

"Aproximadamente el 22% de las mujeres en el mundo desarrollado y el 9% en los en vía de desarrollo fuman tabaco. Se estima que la prevalencia del consumo a nivel mundial en las mujeres alcance el 25% en 2025, momento en que habrá 532 millones fumadoras", señaló y añadió que la "epidemia tabáquica entre las mujeres sigue subiendo y no dejará de hacerlo hasta bien entrado el siglo XXI".

Además, apuntó que en la actualidad el consumo sigue siendo más alto en los hombres, pero en los grupos más jóvenes se encuentran "pocas diferencias" en las cifras de prevalencia, siendo el abandono del consumo en estos momentos "mayoritariamente masculino".

La directora xeral de Saúde Pública hizo alusión también a las campañas dirigidas a las adolescentes que "potencian la asociación del consumo con la feminidad y con un mayor atractivo sexual", considerando lo "más preocupante" la utilización del cigarro "como herramienta del control de peso". Con todo, afirmó que la Consellería de Sanidade trabaja para que "la imagen del sistema sanitario de Galicia sea sin humo".

Implicación de todos

"Ya hemos recorrido un largo camino, pero nos queda mucho camino para recorrer", dijo, al tiempo que insistió en la "necesaria intervención de todos los profesionales de la salud y la implicación directa de la población para conseguir llegar a la meta".

Por su parte, la gerente del CHUS, Rosa Bermejo, se sumó al llamamiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) frente al aumento del consumo entre las mujeres, y apostó por "ofrecer un ambiente sin humo", así como apoyar a las personas que quieran dejar de fumar.

Al respecto, recordó que el CHUS desde el año 2000 es miembro de la red europea de hospitales sin humo y destacó el "nuevo impulso en este compromiso" a través de una mejor atención al personal para la deshabituación, y extremar el cumplimiento de la normativa sobre consumo en los centros sanitarios, entre otras acciones.

Asimismo, consideró que los pacientes ingresados en el hospital pueden estar "más dispuestos" a recibir ayuda y "pueden encontrar más fácil dejar de fumar en un ambiente donde está prohibido".

Bermejo, junto al doctor Gestal y la directora xeral visitaron antes de la rueda de prensa la mesa informativa situada en el hall de entrada el Hospital Clínico en la que personal del centro informa sobre los perjuicios del tabaco. Allí, Sagrario Pérez Castellano se sometió a la prueba de soplar para conocer la cantidad de monóxido de carbono en el organismo, cuyo resultado le dio cero porque, según recalcó ella misma, no fuma.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.