Heridos del asalto a la flotilla humanitaria
Soldados israelíes trasladan heridos del asalto a la flotilla humanitaria en camillas a su llegada en un helicóptero militar a un hospital de Tel Aviv (Israel). Roni Schutzer / EFE

El asalto israelí en aguas internacionales a la flotilla humanitaria que llevaba víveres a Gaza que ha dejado unos 14 muertos y 30 heridos ha despertado la indignación internacional y amenaza con convertirse en una crisis diplomática mundial.

Palestina y el mundo árabe

El presidente palestino, Mahmud Abás, decretó tres días de luto en los territorios por esta "masacre", pero no anunció su intención de interrumpir las negociaciones indirectas que mantiene con Israel.  La representación diplomática en España de la Autoridad Nacional Palestina ha calificado de "ataque cobarde" el incidente y ha pedido a los españoles que se unan a las diferentes concentraciones convocadas en nuestro país, en declaraciones a 20minutos.es.

Hamás califica de "crimen contra la Humanidad" el ataquePor su parte, el jefe de Gobierno en Gaza del movimiento islamista Hamás, Ismail Haniye, convocó de urgencia a sus ministros y calificó el ataque de "brutal", mientras que la secretaría general del grupo en Damasco aseguró que se trata de "un crimen contra la Humanidad" y consideró cómplices a quienes no se han pronunciado sobre "esta agresión atroz".

La Liga Árabe se va a reunir de urgencia a petición de Abbás. El Secretario General de esta organización, Amro Musa, ya ha declarado que este acto es una "clara señal de que Israel no está preparado para la paz".

Turquía y Grecia

Los dos paíes más afectados por el ataque, Grecia y Turquía -porque la mayoría de las embarcaciones de la flotilla navegan bajo esas banderas-, ha reaccionado con dureza.

Israel ha mostrado una vez más que no le preocupa la vida humanaTurquía ha convocado al embajador israelí en Ankara, ha calificado el acto de inaceptable y ha pedido explicacones. "Tomando como objetivo a civiles inocentes, Israel ha mostrado una vez más que no le preocupa la vida humana, ni las iniciativas pacíficas. Condenamos fuertemente esta práctica inhumana de Israel", añadió la nota.  Además, se asegura desde el ejecutivo turco que Israel se enfrenta a "consecuencias irreparables".

Por su parte, Grecia ha puesto en marcha un mecanismo de gestión de emergencia con un teléfono a disposición de los familiares de los griegos que iban en la 'Flotilla de la Libertad', pues tres de los barcos que la componen proceden de este país. El Ejecutivo heleno habla de "barcos secuestrados" y ha suspendido una maniobra conjunta que realizaban junto al Ejército israelí.

Europa y la ONU

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, ha pedido a Israel una "investigación completa" sobre el asalto, tras destacar su "tristeza" por lo ocurrido y ha enviado sus condolencias a las familias de los fallecidos y heridos en el ataque.

Ashton ya pidió el pasado viernes "contención y responsabilidad" a las partes sobre la flotilla y una "solución constructiva". Hay que recordar que entre los aproximadamente 700 miembros de la expedición hay dos parlamentarias alemanas, tres españoles, el reputado escritor sueco Henning Mankell, 27 ciudadanos británicos, entre otros.

El Vaticano calificó el incidente como una "inútil pérdida de vidas humanas"

A título individual, algunos países europeos ya han tomado cartas en el asunto. España ha llamado a consultas al embajador israelí y el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, ha calificado de "absolutamente condenable" el ataque. Alemania lo ha calificado de "desproporcionado" y el ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, ha asegurado que es injustificable.

Francia y Alemania han mostrado su "conmoción" y han "exigido", como España e Italia, una investigación exhaustiva de lo sucedido. El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, expresó su "pesar" por las muertes ocurridas al atacar el Ejército israelí. La embajada británica "está en contacto urgente con el Gobierno israelí", al que ha solicitado información y "acceso urgente a los ciudadanos británicos que puedan haberse visto afectados" por el ataque.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, se mostró "conmocionada" por el asalto del Ejército israelí. Pillay, además, destacó su "honda preocupación" por las órdenes militares recientemente impuestas en Israel en relación a Gaza.

Algunos miembros del Parlamento Europeo han ido más allá en su condena y han unido sus voces a las de varios mandatarios árabes y asiáticos para el desbloqueo inmediato de los accesos a Gaza.

El Vaticano expresó por su parte "gran preocupación" y "dolor" por "la inútil pérdida de vidas humanas", según su portavoz, Federico Lombardi.

Prudente reacción de EE UU

La reacción oficial de la administración del Premio Nobel de la Paz, Barack Obama ante esta acción israelí ha llegado en forma de declaraciones de un portavoz de la Casa Blanca, que se declaró "preocupada" por el ataque israelí a la flotilla humanitaria, aunque rehusó condenar lo que dijo era un "incidente" y una "tragedia".

"EE UU lamenta profundamente la pérdida de vidas y los heridos y está actualmente trabajando para entender las circunstancias que rodean esta tragedia", indicó el portavoz de la casa Blanca, Bill Burton.

El presidente de los EE UU se ha mostrado más crítico -aunque sin retirar su apoyo- con las autoridades hebreas que sus predecesores. Además, el ataque se ha producido un día antes de que el primer ministro israelí se reuniera con él en Washington para conversar sobre el proceso de paz en Oriente Medio.