Monseñor Lerma, quien ha sido designado ahora por el Santo Padre como pastor de la Iglesia de Gurué, ha entregado su vida en Mozambique en su misión evangelizadora, colaborando de una manera "muy especial" al desarrollo de su propia cultura desde el estudio y la investigación antropológica, sociológica, linguística y cultural de los pueblos que componen la nación mozambiqueña.

La Diócesis de Cartagena recordó que el nuevo obispo llegó a constituirse como "referente" para el conocimiento de Mozambique, según reconoció el propio embajador de España en el país, quien se sirvió de los estudios y publicaciones de Lerma para "acercarse a un conocimiento más exhaustivo del país africano, cuando fue nombrado embajador de éste".

La celebración de consagración de Lerma tuvo lugar en la Catedral de Maputo, presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal de Mozambique, Monseñor Lucio Andrice, acompañado por 13 obispos, entre los cuales se encontraba el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Monseñor José Manuel Lorca Planes.

Asimismo, la Diócesis de Cartagena resaltó "la presencia en dicha celebración de todos los obispos que conforman la Conferencia Episcopal en este país", todo ello en medio de un ambiente "festivo, propio de la liturgia africana", en el que Lerma ratificó "su respuesta a la llamada del Señor al servicio de la Iglesia, a la que ha consagrado su vida misionera".

La expedición murciana que acompañó a Lerma en este momento estaba encabezada por Lorca Planes, junto a miembros de su familia, así como algunos paisanos de El Palmar y sacerdotes de la Diócesis de Cartagena, entre ellos algunos de esta pedanía murciana.

La hermana del nuevo obispo, Fina Lerma, luciendo la tradicional teja y mantilla española, en el turno de los agradecimientos y en nombre de su familia, declaró, refiriéndose a su hermano, que "Mozambique está en su corazón y en el nuestro, su nueva tierra es nuestra tierra y sus habitantes nuestra familia".

Lerma agradeció, igualmente, la presencia de las primeras autoridades de Mozambique, entre las que se encontraba la presidenta del Parlamento.

Un momento verdaderamente entrañable de este día festivo, según la Diócesis, fue el encuentro con un grupo de misioneros murcianos, religiosos, religiosas y laicos que sirven en sus respectivas comunidades y que llevan con orgullo el nombre de la Región de Murcia por todo Mozambique.

La Diócesis explicó que "uno de los mayores gozos que ha supuesto a los que acompañaron a Monseñor Lerma ha sido el poder visitar algunos lugares y misiones concretas donde el nuevo obispo ha desarrollado su trabajo, donde el pueblo murciano ha colaborado y contribuido a llevar adelante muchos de esos grandes proyectos".

Consulta aquí más noticias de Murcia.