Estas cifras revelan que de las 18.838 plazas estimadas en el archipiélago balear, el grado de ocupación media durante el pasado mes de abril fue del 31,51 por ciento, una proporción que aumentó al 35,66 por ciento en el fin de semana.

Por su parte, los 216 alojamientos de turismo rural de las islas contabilizaron un total de 31.547 pernoctaciones (28.102 de extranjeros y 3.445 de españoles). Así, de las 3.937 plazas estimadas en Baleares, el grado de ocupación media durante el pasado mes de abril fue del 26,62 por ciento y del 30,03 por ciento durante los fines de semana.

A nivel nacional, las pernoctaciones realizadas en alojamientos turísticos extrahoteleros (apartamentos, campings y alojamientos de turismo rural) superaron los 5,9 millones en abril, lo que supone un descenso del 9,1% respecto al mismo mes de 2009, frente al incremento del 3,5% registrado en marzo.

La caída de las pernoctaciones en alojamientos extrahoteleros experimentada en abril fue resultado del retroceso en un 8,5% de las pernoctaciones realizadas por los españoles y en un 9,5% de las efectuadas por los extranjeros.

Al analizar conjuntamente los meses de marzo y abril (este año la Semana Santa se ha celebrado entre marzo y abril y en 2009 tuvo lugar sólo en abril), las pernoctaciones en este tipo de alojamientos cayeron un 3,3% respecto al mismo periodo de 2009.

Durante los cuatro primeros meses del ejercicio, las pernoctaciones en apartamentos, campings y casas rurales acumulan un descenso del 3,8% respecto al mismo periodo de 2009.

El descenso de abril en estos alojamientos se debió a las caídas de las pernoctaciones en apartamentos turísticos y casas rurales en un 11,3% y un 19,9%, respectivamente, frente a un repunte del 0,6% en las pernoctaciones de los campings.