Méndez y Toxo
Imagen de archivo de Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo. EP / REUTERS

La reunión entre Gobierno, patronal y sindicatos ha terminado este lunes sin acuerdo, pero las negociaciones proseguirán, confirmaron fuentes sindicales.

La reunión se ha desarrollado dentro de la máxima discreción y ha sido al más alto nivel.

Los negociadores decidieron volver a reunirse hoy tras el encuentro que mantuvieron el sábado, al que se incorporó el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, y al que asistieron también el jefe de Gabinete de la Presidencia del Gobierno, José Enrique Serrano; los secretarios generales de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, y el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán.

Las fuentes no concretaron el momento en que se volverán a retomar las negociaciones.

Pesimimo entre las partes

El tiempo pasa y las posibilidades de alcanzar un acuerdo sobre la reforma laboral disminuyen. El pesimismo reina entre ambas partes. Este domingo el Gobierno reconocía que la negociación es "complicada y difícil", pero insistía en que la intención de todas las partes es llegar a un acuerdo lo antes posible.

De no alcanzase dicho acuerdo, el Ejecutivo podría optar por imponer por decreto su proyecto de reforma. Hoy el diario El país avanza algunas de las claves de la reforma laboral impulsada por el gobierno y que incluiría la generalización del contrato indefinido con un despido más barato de 33 días por año trabajado (en lugar de los 45 días por año trabajado que se aplica actualmente a los despidos improcedentes). Corbacho se incorporó el sábado a la mesa de negociaciones

El 31 de mayo era el límite que, en principio, marcó el Gobierno para llegar a un pacto sobre la reforma, pero el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha dado una tregua de "algunos días" al diálogo social (el plazo se ha ampliado hasta el 7 de junio), aunque ha advertido de que la semana que comienza mañana "será la definitiva".

El ministro se incorporó el sábado a la mesa del diálogo, para intentar impulsar la negociación, cuyo desarrollo no hace prever un desenlace satisfactorio, según los sindicatos.

Negociación complicada

Aunque todas las partes han manifestado su voluntad de llegar a un acuerdo, la complicación de las negociaciones pone en duda los resultados, según manifestaron  los sindicatos.

CC OO y UGT se mostraron pesimistas tras el encuentro, porque, según explicaron, la patronal mantiene sus posiciones "maximalistas" sobre el abaratamiento y la ampliación de las causas objetivas del despido o la rebaja de las cotizaciones empresariales a la Seguridad Social.

El 11 de junio es la fecha que baraja el Gobierno para que el Consejo de Ministros estudie la reforma laboral, ya sea pactada con los agentes sociales o con los partidos políticos.