Los resultados del estudio revelan que sólo 8.285 empresas de las islas mejoraron la cualificación de sus plantillas aprovechando este mecanismo de reducciones en las cuotas a la Seguridad Social, lo que relega a Canarias a la cola en el ranking nacional en materia de cobertura formativa, y la sitúa sólo por delante de La Rioja y Melilla, informó la entidad cameral en un comunicado.

Además, sólo el 15,2 por ciento de los trabajadores asalariados del sector privado de Canarias cursó acciones formativas financiadas a través de bonificaciones en las cuotas empresariales a la Seguridad Social, mientras que la media nacional sitúa la cobertura de esta formación subvencionada en el 19 por ciento de los trabajadores del sector privado.

Sin embargo, a pesar de esta escasa utilización de la Formación Bonificada en el archipiélago, los valores recogidos en el estudio estadístico de la Fundación Tripartita representan una importante mejora, ya que suponen que hasta un 44 por ciento más de empresas utilizó esta ayuda respecto a las que lo hicieron en 2008.

Motivos para apuntarse

Para seguir impulsando esta tendencia al alza y favorecer a las pymes el acceso a la formación continua de sus profesionales, el Programa Formativo de la Cámara de Comercio dispone de un servicio que se encarga de tramitar a las empresas las ayudas a la formación de sus trabajadores. De esta manera, las empresas que faciliten a sus empleados la matrícula en cualquiera de los cursos de pago de la Cámara de Comercio sólo tienen que solicitarlo, a través del correo formacion@camaratenerife.com, y la Cámara se encarga de gestionar todo lo necesario para que se les devuelva una parte o el total del coste de matriculación en forma de descuentos en su régimen de cuotas a la Seguridad Social.

Según explica el jefe de la Unidad Técnica de Formación Profesional de la Cámara de Comercio, Javier Concepción, el coste máximo que se puede bonificar, en general, es de 13 euros por alumno y hora para los cursos presenciales catalogados como superiores y hasta 9 euros para los que tienen el carácter básico. Además, las empresas disponen de un Crédito Anual Formativo que se calcula en base a sus cotizaciones a la Seguridad Social en concepto de Formación Profesional y de su plantilla media a lo largo del año anterior.

A su juicio, el único motivo que explica el escaso uso de este sistema de ayudas a la Formación es la falta de información por parte del empresariado canario, "un desconocimiento que debemos ir rebajando poco a poco porque la actualización y la formación continua de los profesionales es vital para el buen funcionamiento del negocio y la mejora de su productividad".

Para Javier Concepción, el actual panorama de incertidumbre económica, y sin saber con certeza qué sectores productivos van a ser capaces de generar más empleo, "lo recomendable para los trabajadores es formarse en capacidades y habilidades, de manera que las competencias adquiridas le permitan ser más flexible y abordar tareas diferentes en entornos laborales cambiantes como en los que nos movemos".

Formación bonificada por sectores

El responsable de la Unidad Técnica de FP de la Cámara de Comercio asegura que "la formación continua de sus trabajadores es algo que ninguna empresa se puede dar el lujo de prescindir, con independencia de la actividad a la que se dedique". Según explica, los Servicios y el Comercio son los sectores que más se están acogiendo al régimen de Formación Bonificada. De hecho, según el último informe del Observatorio de la Formación para el Empleo de la Fundación Tripartita recoge que el 78 por ciento y el 27 por ciento de los negocios que utilizaron este sistema durante 2009 se dedicaban a los Servicios y al Comercio, respectivamente.

La Hostelería ocupa el tercer puesto, con el 13 por ciento del total de empresas que se acogieron a la Formación Bonificada, seguida de la Construcción, con casi un 11 por ciento y la Industria, con el 9,2 por ciento. El valor más bajo está en la Agricultura, con un 1,1 por ciento. En el cajón de sastre de Otros Servicios, se encuentran el 38 por ciento de las empresas que utilizaron el sistema de descuentos en sus cuotas a la Seguridad Social para mejorar la cualificación de sus plantillas.