Ya lo aseguraba Francisco Granados, consejero de Interior de la Comunidad, hace dos semanas: "Se espera un verano bastante complicado debido a las lluvias caídas este invierno". Se refería al riesgo de incendios, puesto que durante esta temporada estival habrá mayor masa forestal que otros años, un combustible perfecto para la propagación de las llamas.

Ahora, los agentes forestales de la región se han apuntado a la teoría del consejero: "Puede ser francamente peligroso –afirma a 20 minutos José Luis Díaz, portavoz del Cuerpo en CC OO–, aunque todo dependerá de lo seco o húmedo que se presente el verano". En este sentido, la agencia Meteogroup ha añadido más puntos a favor de la hipótesis de un verano ‘incendiario’ al prever un estío más caluroso de lo normal (casi 40 grados de media) y con pocas lluvias.

El 95% de los fuegos forestales se producen por la negligencia del hombre

Ante este más que evidente riesgo de fuegos, el Gobierno regional ha anunciado la puesta en marcha para este verano de 518 efectivos antiincendios, aparte del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad. Sin embargo, aún no se ha informado del resto de medios materiales que habrá preparados para cubrir las más de 1.500 hectáreas de terreno forestal que hay en la región. No obstante, la Consejería de Interior adelanta que serán "suficientes" para hacer frente a la quema de bosques.

Los agentes forestales, sin embargo, no parecen estar tan de acuerdo con esta afirmación. Según CC OO, harían falta cien efectivos más para afrontar julio y agosto con total seguridad, máxime cuando este mayo ya se han registrado dos incendios: uno en Villanueva del Pardillo y otro en Navalcarnero, en el cual  ardieron más de 6.000 metros cuadrados de pinar debido a  la gran acumulación de pelusa desprendida por los árboles, una sustancia fácilmente inflamable.

Negligencia del hombre

Aun así, para el Colegio de Ingenieros Forestales, ni el calor ni la masa forestal ni la pelusa de los árboles serán tan peligrosas este agosto como la acción del ser  humano, ya que, según esta institución, el 95% de los fuegos forestales se producen por la negligencia del hombre.

En este sentido, el urbanismo se puede considerar un factor de riesgo  muy importante, como ya se pudo comprobar en el incendio más importante ocurrido el año pasado en la región, el de Collado Villalba, el cual obligó a desalojar a miles de vecinos de una urbanización.

Consulta aquí más noticias de Madrid.