Barreda, que presidió hoy en Guadalajara el acto de toma de posesión de la nueva delegada de la Junta en esta provincia, Magdalena Valerio, recordó que, en política, uno debe estar siempre a disposición de los ciudadanos, del interés general, y, en su opinión, aunque esa norma de conducta debe regir siempre, resulta imprescindible en momentos difíciles como los actuales.

Precisamente, Barreda destacó de la delegada su capacidad para comprender este argumento, de ahí que se mostrara convencido de que hará muy bien su trabajo desde su nuevo puesto en Guadalajara.

"Magdalena Valerio comprende perfectamente en qué consiste la cosa pública", señaló el presidente, que también destacó la ilusión y la pasión con las que la nueva delegada realiza siempre su trabajo, algo que consideró muy importante porque, según dijo, "no tomarse esto como una rutina, como un trabajo más, es fundamental porque esta labor sólo se puede hacer bien si se ama y se quiere con pasión y fuerza".

El jefe del Ejecutivo regional aprovechó la ocasión para agradecer a Valerio su colaboración durante todo este tiempo y la que se inicia a partir de ahora. "Magdalena siempre ha sido una de mis mejores colaboradoras, es trabajadora, honesta, leal, responsable, capacitada, y para mí siempre ha sido un gran honor y muy importante poder contar con ella", señaló.

El presidente destacó además de la nueva delegada en Guadalajara su capacidad para el diálogo y el entendimiento, algo fundamental en estos momentos en los que, dijo, los ciudadanos, "con el buen criterio que siempre tienen", prefieren ver soluciones a sus problemas y no enfrentamientos continuos. "Por eso hay que hacer un esfuerzo de entendimiento y estar dispuesto a acoger cualquier iniciativa que merezca la pena ser atendida", apuntó Barreda añadiendo que "Magdalena entiende esto muy bien y siempre me lo ha demostrado".

Finalmente, Barreda recordó cuando conoció a Valerio y explicó que en ese momento su objetivo era "encontrar un compromiso para trabajar y para identificarse con un proyecto consistente en lograr una mejor calidad de vida para el conjunto de los ciudadanos", y le agradeció que desde el primer momento asumiera el planteamiento y lo aceptara "con ese ímpetu e ilusión que la caracterizan".VALERIO

Por su parte la nueva delegada de la Junta en Guadalajara, Magdalena Valerio, ha declarado asumir este reto "con sentido de la responsabilidad" y ha subrayado que si bien ya ocupó el puesto de delegada de la Junta hace diez años, llega ahora al cargo con mayor ilusión aún que entonces, "porque me gusta lo que hago y creo que soy una privilegiada por poder hacer política con mayúsculas".

Valerio se refirió a ese concepto de la política que, "consiste en trabajar para los demás" y ha puntualizado que "aquí vienes a servir y no a servirte del cargo, con la idea de trabajar con todos y gobernando en coalición con la sociedad", ya que según ha señalado la delegada, esa es la seña del Gobierno regional, "trabajar en coalición permanente con la sociedad".

Esa necesidad es especialmente acuciante, a juicio de la delegada, en momentos como los actuales, en los que las dificultades hacen necesaria una mayor colaboración y coordinación entre las instituciones, para lo que ha manifestado su disposición total.

El presidente no quiso dejar pasar la ocasión sin agradecer al hasta ahora delegado de la Junta en Guadalajara, Luis Santiago Tierraseca, su trabajo, compromiso y esfuerzo durante todo este tiempo.