Por su parte, PSOE y PRC habían presentado de forma conjunta nueve enmiendas, de las que se han aceptado seis, mientras que el PP ha formulado votos particulares a las otras tres.

No obstante, los partidos no descartan llegar a algún acuerdo sobre el resto de enmiendas o votos particulares que quedan vivas para la última fase, el debate en el Pleno del Parlamento de Cantabria.

Entre las aportaciones incluidas del PP, se encuentra que el Consejo Asesor del Tiempo Libre incluirá a representantes de la Federación de Municipios, mientras que quedan "en el aire" aspectos como la entrada en vigor del texto entre las 16 enmiendas que se mantienen para el debate.

Desde el PSOE, Susana Mediavilla valoró que este proyecto dará "estabilidad y profesionalidad" al sector del ocio y el tiempo libre, que, recordó, junto a los jóvenes y técnicos, habían demandado el desarrollo de esta normativa, en cuya redacción se ha "implicado" a los representantes del sector.

La parlamentaria regionalista Rosa Valdés destacó también que el proyecto de ley es el resultado de un proceso de debate y análisis en el que han participado "todos los sectores implicados" en la educación en el tiempo libre, y citó además a las asociaciones juveniles y al Consejo de la Juventud.

Por el contrario, la diputada del PP Isabel Urrutia reitera que el proyecto nace "coartado", pues la oposición consideraba que debía regular otros aspectos además del tiempo libre y extender a otros campos relacionados con la juventud, como ya propuso con un texto alternativo, que fue rechazado, en el primer debate parlamentario del texto, el pasado 28 de marzo.

Educación en el tiempo libre

Esta norma recoge todos los nuevos ámbitos de actuación del Tiempo Libre y todos los colectivos implicados. Para el Ejecutivo, era necesario legislar en este tema, al considerar que la normativa vigente en Cantabria -el Decreto 23/1986 por el que se regulan los campamentos y acampadas juveniles, y el Decreto 9/1999 que regula las Escuelas de Tiempo Libre- no cubre las necesidades actuales.

Debido a esta nueva demanda social, y tomando como base las necesidades expresadas por los agentes educativos en el Libro Blanco de la Educación en el Tiempo Libre en Cantabria, se hacía necesario una nueva normativa.

Para lograr este marco legal, se creó un foro consultivo en el que participaron todos los agentes educativos implicados, para sentar las bases de esta normativa.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.