BP podría haber sellado el pozo de petróleo que desde hace cinco semanas ha provocado una marea negra en el Golfo de México, según informan medios estadounidenses. Los esfuerzos están dando sus frutos y según comentó el jueves el comandante de la guardia costera Thad Allen, han logrado "estabilizar la cabeza del pozo" y añadió que "la operación está funcionando y se ha frenado la fuga de crudo", aunque es pronto para determinar si la operación tendrá éxito.

Quieren sellarlo con la inyección de fluidos pesados y cemento Tras fracasar en los anteriores intentos, British Petroleum (BP) parece acercarse a la solución definitiva para controlar el vertido de petróleo que desde hace cinco semanas, cuando explosionó la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, donde operaba la empresa británica en el Golfo de México, amenaza el ecosistema de la zona.

El miércoles comenzó la operación top kill para sellar con una inyección de fluidos pesados y cemento el pozo en el Golfo de México.

Thad Allen dijo este jueves que el procedimiento parece estar funcionando aunque aún es pronto para determinar si la operación tendrá éxito. De hecho, Allen matizó horas más tarde que el hecho de que pareciese que estaba funcionando no significa que el vertido se hubiera detenido.

Según Allen, los fluidos no lograron superar la presión de las fugas de aceite y gas, que suben y bajan por el conducto, aunque según se veía en las imágenes de televisión el vertido ya no es tan denso.

Suspensión durante unas horas

La petrolera declinó comentar esta información que divulgaron algunos medios estadounidenses y que recogía la BBC. Asimismo, un portavoz de la compañía afirmó que la "operación aún continúa" y que habrá que esperar unos días para determinar el éxito de ésta. Los resultados tardarán en verse "24 horas o tal vez un poco más"

BP anunció que suspendería durante unas horas del jueves la operación para analizar cómo está funcionando la inyección de fluidos pesados y barro.

El director general de operaciones de la compañía, Doug Suttles, indicó en rueda de prensa que la suspensión no se debe a que la operativa vaya mal sino que se trata de una cuestión de procedimiento. Suttles señaló que los resultados tardarán en verse "24 horas o tal vez un poco más, pero continuaremos haciendo el trabajo"."Les aseguro que seguiremos haciendo nuestro trabajo para parar el vertido de crudo", aseguró.