Durante la presentación de estos anclajes, el director general de Movilidad, Antoni Verger, informó de que desde el pasado 18 de mayo, se puede llevar en cada Metro cuatro bicicletas, si bien precisó que si aumenta la demanda, el Govern estudiará la posibilidad de incrementar el número de bicis que se pueden transportar.

No obstante, indicó que, en principio, habrá esta limitación que, sin embargo, no afecta a las bicicletas plegables, que no necesitan ningún tipo de anclaje ni en el Metro, ni en el tren. Verger subrayó que los anclajes instalados en los vagones del Metro garantizan una seguridad a los usuarios, porque "ante cualquier eventualidad no se producirán desplazamientos" de las bicicletas que puedan herir o dañar a los pasajeros.

El director general de Movilidad destacó que ésta era una antigua reivindicación de la Mesa Cívica, plataforma que defiende el uso de la bicicleta, y que desde la puesta en marcha del Metro de Palma en 2007, se quejaba de que no se podían transportar bicicletas en este medio de transporte, a diferencia de lo que sucede en otras ciudades españolas.

Así, Verger dijo que fue un "error" construir el Metro sin haberlo hecho compatible con la posibilidad de viajar con la bicicleta y, por ello, indicó que el Govern ha decidido "subsanar" esta situación con la instalación de cuatro anclajes en cada una de las seis unidades de Metro respondiendo así a una demanda de muchos usuarios que habían hecho llegar esta sugerencia a la Conselleria de Movilidad.

"Queremos poner en valor el uso de la bici como medio de transporte", aseveró, al tiempo que indicó que la instalación de los citados anclajes suponen un paso más "hacia la intermodalidad", donde también enmarcó el servicio de la bicicleta pública en las estaciones de Palma, Inca, Manacor y la UIB, que hasta el día de ayer, ha contabilizado un total de 8.287 préstamos.

Concretamente, detalló que la Estación Intermodal de Palma fue el punto donde más préstamos se realizaron, con 4.618; seguido de la estación de Metro de la UIB (3.535); la Estación de Inca (93) y la Estación de Manacor (41).

La asignatura pendiente del bicing

Por su parte, el miembro de la Mesa Cívica Tomás Balaguer aseguró, en declaraciones a Europa Press, que la asignatura pendiente en materia de bicis es la puesta en marcha del 'bicing' en Palma, tal como ya existe en otras ciudades como Barcelona. Asimismo, consideró que se deben construir carriles bici en algunas barriadas de la capital balear que aún no cuentan con ninguno.

No obstante, destacó que durante esta legislatura, se ha dado un paso "cualitativo muy importante" tras interconectarse los carriles bici ya existentes y construirse muchos kilómetros más, lo que permite utilizar este medio de transporte por muchos lugares de Palma sin necesidad de ir por la carretera.

Por otro lado, destacó el hecho de que, a partir de ahora, se pueda transportar la bicicleta en el Metro de Palma, lo que "ayuda a la intermodalidad" y posibilitará que haya menos coches en la ciudad. "El uso de la bici ya es algo irreversible y debe ir a más, porque es el transporte del futuro para lograr una ciudad sostenible", señaló Balaguer.

Finalmente, apuntó que uno de los problemas que existe actualmente es el robo de bicicletas, sobre todo, por la noche, ya que muchos usuarios las dejan en la calle al carecer de un espacio donde guardarla. Por ello, reclamó que se habiliten zonas "más seguras" para poder guardar este medio de transporte, mientras que pidió a los constructores que en los nuevos edificios, habiliten un cuarto común para bicicletas, tal como sucede con los aparcamientos de coches.