El temporal de frío, nieve y viento que azota la comunidad obligó ayer a Protección Civil a poner en alerta a la comunidad por las nevadas de ayer y de hoy.

La nieve causó retenciones en la carretera de Burgos (A-1) en la Cabrera y obligó a cerrar los puertos de Canencia y la Morcuera. También se cortó el paso a camiones en el puerto de Somosierra. En la A-2, el servicio de autobuses entre Zaragoza y Madrid quedó ayer suspendido por la nieve. 

Para hacer frente a esta ola de frío, Emergencias 112 ha ampliado el nivel cero (preemergencia) del Plan de Inclemencias Invernales. Este dispositivo incluye 6.500 toneladas de sal, 5.600 personas y 620 máquinas para paliar los efectos de una nevada en la capital. Para atender a las personas sin techo, se han habilitado 267 plazas en albergues y se han contratado 3.500 estancias en pensiones. Los fuertes vientos de ayer, de 60 kilométros/hora, produjeron 108 incidentes desde las 10.00 hasta las 17.00 h. Los mayores problemas se dieron en la capital –con 48 accidentes– Valdemoro, Parla y Getafe. Los bomberos realizaron 85 salidas para retirar ramas, árboles y cornisas desprendidas.

Menos ventiscas

Hoy se esperan chubascos de nieve moderados por encima de los 600 metros que a lo largo del día subirán hasta los 800. Los vientos serán flojos. En la capital los termómetros oscilarán entre 1º C de mínima y 8 máxima. En Navacerrada entre -7 y -3, en Buitrago entre -1 y 3 en y Aranjuez entre 2 y 10 grados.

Pueblos aislados en el norte

Las nevadas de ayer dificultaron el tráfico en el centro y el norte, dejando aislados a un centenar de pueblos castellanoleoneses. Además de Castilla y León, están en alerta Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja, Aragón, Extremadura, Castilla La Mancha y Andalucía.