Los responsables de la XI Semana sin Humo de la Comunitat Valenciana, que se celebra desde el pasado lunes hasta el día 31, destacaron hoy que la prohibición total del consumo de tabaco en los lugares públicos supondrá "un claro beneficio" para la hostelería, dado que "el 32 por ciento de los españoles dice que acudiría más a los locales de ocio", frente a "tan sólo un 16 por ciento que iría menos a bares y cafeterías" si no se pudiera fumar en esos recintos.

Así lo señala una encuesta sobre el consumo de tabaco elaborada a nivel nacional en centros de salud por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc), en la que entrevistaron a 2.935 personas, un 29,2 por ciento fumadoras —857 personas—, un 39,5 por ciento nunca habían fumado —1.159— y un 31,3 por ciento eran ex fumadores —918—.

Los resultados del estudio fueron dados a conocer hoy en Valencia por el coordinador de la XI Semana sin Humo de la Comunitat, Joan Antoni Ribera, y el secretario del Colegio de Médicos de Valencia, José Antonio Monrabal, quienes destacaron que "hay una clara demanda de aumentar los lugares en los que no se permite fumar" y que, de hecho, "la mayoría de la población está a favor de una reforma de la ley que declare todos los espacios públicos como libres de humo".

En concreto, el 68 por ciento de los encuestados se muestra partidario de la prohibición total del consumo de tabaco en los lugares públicos, mientras que el 44 por ciento de los fumadores cree que la prohibición total de fumar en los locales de ocio les ayudaría a dejar este hábito.

Además, la encuesta señala que el 72 por ciento de los no fumadores asegura tener dificultades para encontrar una cafetería libre de humo, porcentaje que desciende hasta el 58 por ciento entre las personas fumadoras, y recoge que "sólo uno de cada cuatro fumadores" opina que en los locales de 100 metros cuadrados se ha hecho una separación completa entre las zonas para fumadores y aquellas en las que está prohibido fumar.

Ribera destacó que la aplicación de la ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que entró en vigor en 2006, "ha contribuido a acelerar la tendencia a la disminución del consumo de tabaco que venía produciéndose en los últimos años".

Hizo hincapié en que dicha norma "está muy bien valorada" y resaltó que "más de la mitad de la población iría más lejos en las regulaciones y la mayoría cree necesario que las administraciones públicas ofrezcan tratamiento a quienes quieren dejar de fumar".

Así, la Semana sin Humo de la Comunitat, bajo el lema '¡Ponle fecha! Juntos podemos', incide "en lo importante que es tomar una decisión en cuanto a dejar de fumar en un día en concreto".

"compromiso" con otras personas

"Muchos son los fumadores que quieren dejar de fumar pero que no encuentran el momento adecuado para hacerlo", señaló Ribera, quien apuntó que con esta campaña buscan "incentivar el que se tome esta decisión final y animar a los fumadores a que hagan su primer intento, o en caso de que lo hayan intentado alguna vez, hagan uno nuevo para dejarlo definitivamente" y destacó que es importante adoptar esa decisión de forma voluntaria y comunicarla a "cuantas más personas mejor" para adquirir un "compromiso" con ellas.

Por este motivo, el Colegio de Médicos y la Semfyc desarrollarán una serie de actividades a lo largo del mes de mayo encaminadas a "sensibilizar" tanto "a los ciudadanos, sobre la problemática del tabaco y sus riesgos para la salud", como "a todos los profesionales, especialmente a los de atención primaria, potenciando las intervenciones para la prevención y control del tabaquismo".

Ribera resaltó, en este sentido, la labor que realizan 169 centros de salud valencianos para ofrecer ayuda a quienes quieren dejar de fumar, para lo que ponen a su disposición "información, material divulgativo y la posibilidad de acceder a terapias" para abandonar ese hábito. Apuntó igualmente que un 61,9 por ciento de los fumadores intentaría dejar de fumar si se lo pidiese su médico.

"dejarlo es un tercio más barato"

Preguntados por algunas dificultades para dejar de fumar como el coste del tratamiento o el miedo a ganar peso, José Antonio Monrabal indicó que "dejarlo es un tercio más barato que fumar", dado que el tratamiento trimestral completo cuesta 300 euros, que es la cantidad media que dedica cada fumador mensualmente a tabaco.

Por su parte, Ribera reconoció que dejar de fumar suele conllevar ganar peso, puesto que "la nicotina aumenta el gasto calórico y mantiene el peso de manera artificial", aunque restó importancia a este hecho, que puede contrarrestarse con un adecuado seguimiento médico y la disminución de la ingesta unida a un pequeño aumento del gasto calórico. "Los beneficios son infinitamente mayores", concluyó.

En la actualidad, un 30,9 por ciento de la población de la Comunitat es fumadora, con mayor consumo entre los 16 y 24 años —un 36,8 por ciento— y entre 25 y 44 años, cuando alcanza el 39,2 por ciento. Por sexos, fuman más los hombres —37 por ciento— que las mujeres —24,1 por ciento—, mientras que el 72,9 por ciento empezó a fumar antes de los 16 años y al 4,8 por ciento después de los 18.

Consulta aquí más noticias de Valencia.