Los hechos sucedieron pasadas las diez y media de la mañana del viernes en la confluencia de la Puerta del Sol con la calle de Espoz y Mina, cuando, según relataron a la Policía testigos presenciales, tres chicas rumanas, conocidas en la zona por este tipo de actividades, abordaron a la mujer.

La víctima empezó a gritar al verse rodeada por las tres jóvenes y, aunque tenía antecedentes de problemas cardíacos, no parece haber duda, según dijo a Efe un portavoz de la Policía Municipal, de que fue este episodio el que le causó el infarto.

Una pareja de la Policía Municipal se acercó corriendo hasta el lugar al ver el tumulto y llamó al SAMUR, aunque mientras llegaban los servicios sanitarios uno de ellos inició las tareas de reanimación. Mientras, el otro agente se hizo cargo de una de las rumanas, que había sido retenida por varias personas que presenciaron lo sucedido.

Las tres supuestas ladronas, apresadas

Enseguida, varios policías que también llegaron a este punto de la Puerta del Sol localizaron a las otras dos jóvenes, que se habían quedado en las inmediaciones para ver qué pasaba con su compañera y las detuvieron. Un operario municipal de limpieza entregó además a los agentes la cartera sustraída a la mujer, que se acababa de encontrar en el suelo.

Los sanitarios de SAMUR que llegaron poco después mantuvieron las maniobras de reanimación de la víctima durante media hora más, pero no pudieron salvar su vida, por lo que aproximadamente a la una de la tarde el juez ordenó el levantamiento del cadáver, que fue trasladado al Instituto Anatómico Forense.

Entre tanto, las tres chicas rumanas, que iban indocumentadas, fueron conducidas por la Policía Municipal a la Comisaría de Centro de la Policía Nacional.