«¡Hola!, ¿qué tal, amigo?»
George W. Bush saludando a José Luis Rodríguez Zapatero en presencia de Tony Blair. Kevin Lamarque/Reuters
Los EE UU y la UE mantendrán una conferencia internacional sobre el futuro de Irak. Es una de las principales consecuencias de la visita de ayer del presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, al Consejo Europeo en Bruselas. Era su primera vez en este organismo y sirvió para certificar la nueva etapa de relaciones con Europa.

Antes de acudir al Consejo, Bush saludó en la sede de la OTAN al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y lo hizo en castellano: «¡Hola!, ¿qué tal, amigo?», le preguntó. «Muy bien, ¿y tú?», le respondió, también en español, el líder socialista. La conversación duró sólo seis segundos.

Estas palabras, junto con el apretón de manos que se dieron, podrían servir para limar diferencias entre ambos, después de que la Casa Blanca criticara la retirada de las tropas españolas de Irak. Zapatero es favorable a «pasar  página» tras el desencuentro por el conflicto iraquí.

Formar a oficiales iraquíes

La visita de Bush a la OTAN, que provocó manifestaciones de protesta, sirvió también para que los países miembros se comprometieran a formar a oficiales iraquíes.

Por su parte, Zapatero expuso en la Alianza Atlántica ante Bush cuál es la aportación española en Irak y Afganistán: España ha destinado 400.000 euros para la formación de las fuerzas de seguridad iraquíes. En Kabul (Afganistán), tiene 447 efectivos. Además, se unió a Bush y al presidente francés, Jacques Chirac, y pidió a Siria que se retire de el Líbano. También se mostró dispuesto a combatir el terrorismo, pero «desde la legalidad».

El rancho aún queda lejos

Bush fue el gran amigo americano del anterior presidente del Gobierno, José Mª. Aznar («Ansar», como le llamó el mandatario estadounidense), a quien pudimos ver, hasta con los pies sobre la mesa, en el rancho texano del presidente de los EE UU. De hecho, Aznar, quien volvió a visitar a Bush tras dejar el cargo, fue uno de sus principales aliados en la invasión de Irak.