Los 400 vecinos desalojados del Carmel que vivían en la treintena de edificios más próximos al cráter abierto por el hundimiento del túnel del metro tardarán entre tres y cuatro meses en volver a casa, según informaron anoche a los afectados reunidos en asambleas diversos portavoces de la Generalitat.

El perímetro desalojado el día 27 de enero se ha dividido en dos partes. La más alejada del cráter agrupa unos 50 edificios donde viven 600 vecinos que volverán a casa «en breve», según anunció ayer el conseller de Obres Públiques, Joaquim Nadal. Antes se inspeccionarán y se expedirán hasta seis certificados de solidez. Esta operación se inicia hoy mismo.

Los 400 vecinos de los 30 edificios más cercanos al cráter lo tienen más crudo. Al menos 12 inmuebles de ese perímetro más afectado se deben recimentar y el resto, rehabilitar. El edificio más afectado es el de la esquina de Sigüenza con Calafell.

Recelo de los vecinos
Fueron muchos los vecinos que recibieron con recelo la información de la próxima vuelta a casa. Avanzaron que encuentran precipitado volver a casa antes de que se hayan tirado los tres edificios que no tienen salvación.

La Generalitat detalló que entregarán a los vecinos dos informes y dos certificados firmados por la dirección de obras, el Institut Cartogràfic de Catalunya, la empresa Eurogeotécnica y los técnicos independientes, que aseguran que ya no hay peligro.

Cuando termine todo el proceso, los vecinos afectados tendrán seis certificados de distintas fuentes.

Más querellas
La Asociación de Damnificados del Carmel estudia presentar una querella por el hundimiento del túnel que se añadiría a la de los comerciantes, que ya se ha admitido a trámite.

 

Sin acuerdo en el Congreso

Las desavenencias entre grupos impidieron ayer aprobar en el Congreso una proposición no de ley para instar al Gobierno central a establecer ayudas para los afectados. CiU, apoyada por el PP, pedía moratorias en las hipotecas y otros beneficios fiscales. PSOE, ERC e IU-ICV presentaron un texto alternativo, que CiU no quiso aceptar, y finalmente se votó y rechazó el original.