Además, recalcaron que se trata de "un caso aislado" y aseguraron que el resto del lote al que pertenecía dicho envase "no se encuentra alterado".

El herido, de mediana edad, bebió agua de una botella mientras cenaba en el restaurante alicantino e inmediatamente sintió que "le quemaba la boca", por lo que tuvo que ser trasladado al Hospital de San Juan para ser atendido por una intoxicación de lejía y amoniaco.

Igualmente, según las mismas fuentes, también resultaron afectados dos empleados del establecimiento que trataron de comprobar si el agua se encontraba en mal estado, por lo que fueron trasladados al mismo centro hospitalario, aunque recibieron el alta poco después.

Para comprobar el origen de la intoxicación, la Conselleria de Sanidad analizó el contenido de la botella y descubrió que contaba con un PH más alto de lo usual.

No obstante, el departamento de Manuel Cervera no pudo averiguar "si la botella se encontraba precintada o no antes de que el afectado bebiera de ella", por lo que desconoce "si el origen de la contaminación se dio en el proceso de embotellamiento, durante el transporte o más tarde en el restaurante".

Desde Sanidad comentaron que quizá "había estado en contacto con productos químicos o alguien la había mezclado sin querer".

"ninguna alerta" establecida

La Conselleria comunicó lo sucedido al Ministerio de Sanidad, que tampoco ha establecido ninguna alerta. Así, el Servicio de Salud Pública decidió no declarar la alerta de retirada de las botellas, por lo que la empresa productora no está obligada a hacerlo.

Desde Sanidad hicieron hincapié en que el resto del lote "no se encuentra alterado" y en que se trata de un caso "aislado" en la Comunitat, dado que no se han dado más sucesos "en el resto de la autonomía valenciana o en otras".

Consulta aquí más noticias de Valencia.