Según la calificación provisional de los hechos, la disputa se originó el 28 de noviembre de 2009 sobre las 16 horas por causas que se desconocen. Con el ánimo de menoscabar la integridad física, agarró a su padre por la ropa y lo tiró al suelo y a su madre por el pelo, y la arrastró al tiempo que le propinaba patadas.

Sobre las 17.30 el acusado lesionó al agente que se desplazó al domicilio para detenerle, alertado por los servicios de emergencia. Como consecuencia de los hechos, al agente se le diagnosticó una cervicalgia que le mantuvo cinco días impedido para el ejercicio de sus ocupaciones habituales y a la madre una equimosis en brazos, muslos y miembros superiores.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Avilés dictó el 30 de noviembre un auto en el que se le prohíbe acercarse y comunicarse con sus padres durante la tramitación del procedimiento, que el fiscal pide que se mantenga hasta que haya sentencia firme.

El juicio se celebrará el próximo 24 de mayo en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés.

Consulta aquí más noticias de Asturias.