El día que Superman combatió a Hitler

  • El Museo Judío de Berlín acoge una exposición que pone de relieve el papel que la cultura hebrea ha jugado en la historia del cómic.
  • 'Héroes, freaks y superrabinos' se podrá visitar hasta el 8 de agosto.
  • Hay obras de unos 40 artistas judíos, ilustradores, guionistas y editores.
Superman, número 26, del año 1944.
Superman, número 26, del año 1944.
ARCHIVO

A partir de lo publicado, resultaría delicado afirmar que Los Cuatro Fantásticos, Batman o Superman profesan la ley de Moisés. Lo que sí está claro es que éstos y otros personajes nacieron de las mentes y las manos de creadores judíos.

El Museo Judío de Berlín acoge hasta el próximo 8 de agosto Héroes, freaks y superrabinos, una muestra que resalta la impronta que la cultura hebrea ha dejado en la producción de cómics, en especial la estadounidense.

<p>El increíble Hulk, nº 134, de 1970.</p>Son obras de más de 40 artistas judíos –ilustradores, guionistas y editores–: desde viñetas publicadas a finales del siglo XIX hasta novelas gráficas de hoy en día, pasando por superhéroes de los años treinta y cuarenta y la producción underground de los sesenta.

Estados Unidos, última década del siglo XIX y principios del siglo XX: detrás de los primeros cómics –como los concebimos en la actualidad–, había, sobre todo, artistas judíos que llegaron a América procedentes de Europa del Este. Eran creadores como Milt Gross y Harry Hershfield, cuyas tiras se publicaban en los clásicos suplementos dominicales de la prensa diaria.

Tendrían que pasar algunos años para que el cómic empezase a considerarse un arte en sí mismo y se trasladara a revistas específicamente destinadas a ello. Y fue precisamente entonces, a mediados del siglo XX, cuando más judíos estuvieron implicados en la industria.

La época no era de lo más propicia, pues el antisemitismo se había extendido por EE UU durante la II Guerra Mundial. Por eso, los creadores optaron por idear personajes patrióticos, americanos ejemplares como Superman, Batman y el Capitán América... que, además, les servían para mostrar su oposición a Hitler.

La lucha, en viñetas

El editor William Gaines hizo historia en la década de 1950. En sus folletos ya hacía referencia al antisemitismo imperante en EE UU y al holocausto. En la misma editorial, la revista satírica MAD proponía juegos con términos yidis e incluso lanzaba chistes étnicos. Su icono, el sonriente joven Alfred E. Neuman, pronto se hizo famoso.

La clandestinidad llegó a su fin a partir de los sesenta: Aline Kominsky-Crumb, Diane Noomin y Trina Robbins ya se mostraban orgullosas de sus orígenes. Por eso tanto como por The Bunch, Didi Glitz o sus dibujos de Wonder Woman, hoy ocupan un lugar en un museo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento