En el marco de una jornada organizada por la asociación de pacientes cardíacos de la provincia y la compañía biomédica Pfizer, el doctor José Luis Rojas, del Servicio de Neumología del Hospital de Alta Resolución de Écija (Sevilla), señaló que son "múltiples" las barreras que impiden a un fumador abandonar este hábito, siendo el "miedo al síndrome de abstinencia" una de las de "mayor peso", admitió.

A este respecto, explicó que la adicción a la nicotina actúa "de la misma forma" que lo hacen otras sustancias "como la cocaína o la heroína", por lo que el cuerpo "depende de ellas". No obstante, afirmó que este síndrome se puede bloquear "en la gran mayoría de los casos" cuando las terapias actuales de deshabituación se lleva a cabo de manera correcta, hasta el punto de que "estamos logrando hasta un 25 por ciento de abandono del hábito tabáquico".

En cuanto a los beneficios que para la salud tiene el abandono de este hábito, resaltó que tras un año sin consumir tabaco "la probabilidad de padecer una dolencia cardiaca se ha reducido a la mitad". A los cinco años se tiene el mismo riesgo de padecer enfermedades del corazón que las personas que nunca han fumado y a los 10 años también disminuye a la mitad la posibilidad de tener un cáncer.

Por ello, seis asociaciones de pacientes de Andalucía, entre ellas, la Asociación de Pacientes Cardíacos de Sevilla y Provincia (Aspacase) y la Federación Andaluza de Asociaciones de Enfermos de Corazón (Faeco) han puesto en marcha, con la colaboración de la compañía biomédica Pfizer, la campaña informativa 'Nunca es tarde para dejar de fumar'.

El tabaquismo es considerado en la actualidad como la mayor epidemia en el ámbito mundial. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1.300 millones de personas fuman, lo que representa un tercio de la población mayor de 15 años.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.