El considerado responsable de la trama Gürtel en Valencia, Álvaro Pérez Alonso, El Bigotes, se negó este martes a declarar ante el juez instructor, Antonio Pedreira, por los delitos de corrupción que se le imputan en relación a su implicación en el proceso penal como brazo ejecutor de la trama de Francisco Correa en Valencia.

El Bigotes, con quien el PP valenciano contrató la organización de actos del partido, llegó "muy tranquilo" y bajo una gran expectación a la sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) acompañado de sus abogados. Intervino durante 20 minutos, aunque se limitó a ratificar la declaración que había prestado ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Después, abandonó las dependencias judiciales acompañado por su abogada e informando a los medios de su decisión de no contestar ni a las preguntas del fiscal ni a las de los abogados. Al término de la comparecencia, las fiscales Miriam Segura y Concha Sabadell acordaron no solicitar ninguna nueva medida cautelar sobre el imputado, que afronta una fianza de 600.000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Supuesto trato de favor

Esta declaración se produce después de que el juez haya recibido varios informes que apuntan a que Álvaro Pérez, como administrador de la empresa Orange Market, recibió un supuesto trato de favor en la adjudicación de contratos por parte del Gobierno regional y del PP valenciano.

Hace una semana, el Tribunal Supremo (TS) ordenó al TSJ de Valencia reabrir la investigación sobre los trajes que supuestamente la trama regaló al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, a cambio de la organización de eventos del partido. A la mano derecha de Correa en Valencia se le acusa de asociación ilícita, blanqueo de capitales, defraudación fiscal, tráfico de influencias y cohecho.

Consulta aquí más noticias de Madrid.