Según se desprende del escrito de acusaciones al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía considera al acusado responsable de dos delitos de asesinato en grado de tentativa, aunque concurre la circunstancia atenuante de embriaguez.

Los hechos ocurrieron a las 2.00 horas de la madrugada del 17 de febrero de 2008 después de que los dos porteros le denegaran al acusado la entrada al local, ubicado en la calle Hidalgos de Ciudad Real, por lo que tras insultarles y amenazarles diciendo "os voy a matar", se dirigió a su casa en Pozuelo de Calatrava, donde cogió una escopeta.

A continuación se bajó del vehículo con el arma y "con el ánimo de acabar con la vida de ambos, les disparó a menos de dos metros de distancia, hiriendo a uno de los porteros en el tórax y a otro en el abdomen y en el hombro.

Como consecuencia de las heridas que les causó, el portero herido en el abdomen precisó de 390 días para estabilizar sus lesiones y aún mantiene secuelas, mientras que el herido en el tórax precisó de 430 días, además de la incapacidad permanente para el desarrollo de su profesión habitual.