Según informó el Departamento vasco de Interior en un comunicado, sobre el mediodía de ayer, agentes de la Ertzaintza se desplazaron hasta un domicilio del barrio bilbaíno de Deusto, ya que al parecer desconocidos habían forzado la cerradura de la puerta de acceso a un domicilio.

Los agentes contactaron con un varón y una mujer que señalaron a los agentes que intencionadamente les habían manipulado la cerradura de entrada al inmueble. Los agentes comprobaron que, efectivamente la cerradura de la puerta presentaba daños intencionados, por lo que informaron a la mujer de la posibilidad de interponer una denuncia por daños.

En ese momento, la citada mujer se dirigió hacía uno de los ertzainas haciéndole saber que estaba siendo víctima de un caso de maltrato continuado por parte del varón allí presente, su compañero sentimental. La mujer denunció que hacía tres días su pareja le había propinado una paliza en la que le había fracturado el dedo meñique del pie derecho, habiendo recibido asistencia médica en una clínica, y que disponía de los informes médicos.

Así mismo, la mujer añadió que en otras ocasiones había sido víctima de otro tipo de agresiones e incluso había recibido amenazas de muerte. A continuación, los ertzainas confirmaron que el presunto autor del maltrato, de 62 años, tenía antecedentes como agresor en actuaciones de violencia de género, en dos ocasiones contra la ahora víctima y compañera y en otra más contra una pareja sentimental anterior.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.