El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado este lunes que el plan para reducir el déficit y las reformas económicas en marcha, fundamentalmente la reforma laboral, contribuirán "a un crecimiento más sólido en la fase de la recuperación".

Las reformas para el crecimiento no se hacen solas"Es necesario reducir el déficit, y todo el mundo sabe que el déficit no se reduce por sí mismo, hay que tomar decisiones, igual que con las reformas para el crecimiento, que no se hacen solas", manifestó Zapatero en la rueda de prensa posterior a la Cumbre UE-Chile, junto al presidente chileno, Sebastián Piñera; el presidente permanente de la UE, Herman van Rompuy y el de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

El presidente del Gobierno dejó claro que, entre esas reformas, su prioridad es ahora mismo la reforma laboral. A preguntas de los periodistas, Zapatero no precisó qué impacto tendrá el plan de ajuste en el crecimiento económico a corto plazo pero incidió en que todo ello "va a consolidar un crecimiento a medio plazo más sólido".

Las medidas que tome la UE determinarán nuestro futuro económicoEl jefe del Ejecutivo se mostró convencido de que el plan de estabilización aprobado por la eurozona "va a dar un resultado positivo". Es más, advirtió de que las medidas que tomen ahora las autoridades europeas y cada país en su ámbito de responsabilidad "van a determinar el futuro económico" de la región en los próximos 20 años.

Zapatero argumentó que ello es así porque la crisis ha puesto de manifiesto las dificultades que ya tenía Europa, pero dejó claro que la UE tiene una "determinación firme" de mantener su estabilidad y de seguir siendo una "región de prosperidad".

En una línea similar se expresó Van Rompuy, que subrayó la "determinación" de las autoridades europeas para mantener "la estabilidad de la eurozona como contribución a la estabilidad global".

Una vez más, subrayó que la UE ha dado "pasos audaces" en esta dirección y para "evitar el contagio" a otros mercados, con la contribución del Banco Central Europeo para estabilizar el mercado de la deuda, los planes de consolidación presupuestaria anunciados por España y Portugal y la creación de una 'task force' para reforzar el Pacto de Estabilidad. "Es un paquete fuerte y creíble", recalcó.