A través de seis líneas, y con las 28 paradas y 301 expediciones diarias establecidas, hay una estimación de que el número anual de viajeros alcance los 660.000, una cifra que supone un incremento del 55 por ciento, destacaron.

Otra de las novedades importantes es la puesta en marcha de un servicio nocturno los viernes, sábados y vísperas de festivos, que se ha implantado pensando, sobre todo, en los jóvenes.

Según señalan, para lograr una comunicación más cómoda con Toledo, se han establecido cuatro paradas en la capital: estación de autobuses, Puerta de Bisagra, Avenida de la Reconquista y Hospital Virgen de la Salud. De esta forma se incorporan puntos de la ciudad que concentran una mayor demanda de transporte público, ya sea por motivos sanitarios o para comunicar con otros servicios de transporte.

El Gobierno Regional ha impulsado este modelo para "mejorar la oferta de servicios de transporte regular de viajeros en los trayectos con gran intensidad de desplazamientos y, de esta forma, fomentar la utilización del transporte público".

El coste anual del servicio alcanza los 620.000 euros, que será financiado al 50% por la Junta de Comunidades y los propios ayuntamientos, aunque la Diputación Provincial de Toledo ha decidido colaborar para disminuir la contribución económica de las entidades locales, indicaron.

El Gobierno regional firmó el acuerdo con los municipios para la puesta en marcha del ASTRA el pasado día 5 de marzo, con la asistencia del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.

Consulta aquí más noticias de Toledo.