El presidente del PP-A, Javier Arenas, anunció hoy en Carmona (Sevilla) que su formación llevará próximamente una iniciativa al Parlamento andaluz al objeto de "defender" el Pacto de Toledo, "que ha sido importantísimo y que significa la tranquilidad para las personas mayores y el saneamiento y racionalización" del sistema de la Seguridad Social, todo ello tras anunciar el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que va a congelar las pensiones.

Arenas, quien hoy presidió en Carmona, junto al vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, la constitución del Foro Nuevo Andalucismo, puso de manifiesto que la palabra "mágica" del referido Pacto de Toledo "es el consenso", por lo que "no se puede llegar y decir, como hizo Rodríguez Zapatero, que ha decidido sin hablar con nadie que el próximo año las pensiones se congelan", ya que eso supone "cargarse uno de los grandes consensos de los últimos 30 años".

En este sentido, y tras criticar la "improvisada" decisión adoptada por el presidente del Ejecutivo central, el dirigente popular precisó que la iniciativa para "defender" y "restablecer" el Pacto de Toledo se llevará también al Congreso de los Diputados y al Senado, todo ello al objeto de impedir la "tropelía" de Rodríguez Zapatero al anunciar que congelará las pensiones.

Al hilo de ello, Arenas dijo que, actualmente, "hay superávit de la Seguridad Social", por lo que se preguntó "cómo justificamos que, con superávit, se congelen las pensiones". "No tiene ninguna justificación", añadió el presidente del PP-A, quien aseveró que "lo que no puede ser es que sean las personas mayores las que paguen los gravísimos errores de Rodríguez Zapatero".

"sagrado" pacto de toledo

"Todos tenemos la obligación de preservar el sagrado Pacto de Toledo", según prosiguió el dirigente popular, quien indicó que las medidas de recorte anunciadas la pasada semana por el presidente del Gobierno "afectan a 2,5 millones de andaluces, entre ellos 500.000 funcionarios, 400.000 viudas, 55.000 huérfanos o 170.000 dependientes".

Según agregó Javier Arenas, "esas 2,5 millones de personas merecen una explicación por parte del Gobierno o de quienes han negado la crisis", pues a todo esto se suma el hecho de que "tenemos encima de la mesa la posible enésima barbaridad, como es ponernos a hablar de subir los impuestos". "Pido claridad y que todos asumamos nuestra responsabilidad en este momento", apuntó.

A juicio del dirigente popular, "hoy no vamos a poder salir de la crisis, porque el actual presidente es el dirigente más devaluado de toda la historia de la democracia española, y así no salimos", añadiendo que de la crisis económica "sólo se sale con confianza, y el único que no puede ofrecerte confianza es aquel que no te merece ningún tipo de crédito".

"el mayor recorte social de la historia"

De su lado, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, indicó que la Constitución española de 1978 "representa" dos cosas, como son el Estado de Derecho y el Estado de Bienestar, que "con el tiempo, se tienen que fortalecer", pero, al contrario, "el resumen de los seis años de Gobierno de Rodríguez Zapatero es que el Estado de Derecho es más débil y el de Bienestar se ha llevado un hachazo".

En esta línea, y tras solicitar a todos los españoles un esfuerzo para recuperar el espíritu de la transición y un ejercicio de "patriotismo constitucional", González Pons aseveró que "hoy tenemos al único presidente de la historia de la democracia que nunca ha dicho 'quiero ser el presidente de todos los españoles'", criticando que el presidente del Gobierno, además, ha llevado a cabo "el mayor recorte social de la historia de la democracia en España".

Al hilo, exigió a Zapatero que "aclare" las medidas "improvisadas" que va a adoptar, así como que "no toque a los pensionistas, que no se acerque a ellos ni de lejos y los deje en paz", pues, según dijo, "congelar las pensiones es bajar la capacidad adquisitiva de los pensionistas". "Le pedimos que no sea injusto, que hable también con los funcionarios y que no imponga su decretazo", agregó.

Zapatero "no está legitimado" para aplicar el recorte

Asimismo, González Pons solicitó al presidente del Ejecutivo central que "no improvise y que, antes de bajar las pensiones, pruebe él un poco de esa medicina y sea el primero en aplicarse los recortes", en aspectos como "el dinero que recibe el PSOE o los sindicatos", añadiendo que Zapatero "no está legitimado" para aplicar este recorte, pues "quiere que los españoles paguen los errores de su política económica".

De este modo, el dirigente popular consideró que Zapatero "está en condiciones de ser despedido procedentemente y sin indemnización por sus votantes", tras lo que pidió tanto al presidente del Gobierno como al del Congreso, José Bono, "que se bajen del caballo y miren a los pensionistas a la cara, pues desde el caballo España se ve distinta".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.