A través de un comunicado, avanzó que presentó una moción en la Cámara para instar a la Xunta a utilizar "los indicadores y parámetros homologados en el Consejo Interterritorial para medir las esperas en los servicios médicos y quirúrgicos".

Además, la citada iniciativa tiene por objeto demandar que, en el caso de incorporar alguna nueva medición de la espera, la Consellería de Sanidade presente previamente en el Parlamento "los criterios y las definiciones para poder hacerlo con objetividad y homologado en todos los centros, así como su medición y frecuencia de publicación".

Justificó Pose esta moción en que la Xunta debe presentar "datos reales, como se hace en el resto del Estado" y no hacer "trampas estadísticas", como "la de publicar las prioridades 1 o anunciar obviedades como que se atiende primero a los pacientes más graves". "Los profesionales sanitarios siempre atendieron prioritariamente a los pacientes más graves, tanto ahora como antes", remarcó.

En la línea, acusó al departamento que lidera Pilar Farjas de "esconder que las esperas de todas las consultas y servicios quirúrgicos aumentaron", salvo en cirugía plástica, torácica y urología. En estos casos, lo atribuyó a "las denuncias reiteradas" del PSdeG, que "obligaron a rectificar y abrir los quirófanos por la tarde, recuperando las peonadas ante la gravedad de la situación".

AUMENTO

Al margen de lo anterior, el diputado socialista denunció que desde la llegada del PP a la Xunta las esperas de radioterapia aumentaron "de tres a 30 días". "Dejan a personas con procesos tumorales esperando en casa durante un mes", reprobó.

Igualmente, la cirugía cardíaca aumentó "de 86 a 92 días" y la cirugía dermatológica —que básicamente corresponde a la intervención de tumores— pasó "de 34 a 48 días".

A mayores, Modesto Pose incidió en que los pacientes de neurocirugía pasaron de esperar "89 días a 95" y que las esperas en ginecología aumentaron "20 días, hasta los 71".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.