En el caso 'Ballena Blanca', las sesiones se prevén como siempre de lunes a miércoles. El enjuiciamiento se desarrolla por bloques, afectando el primero a Del Valle, a dos empleadas del despacho y otras tres personas, entre ellas el acusado Sophiane H., uno de los clientes supuestamente "vinculado con actividades delictivas graves", según el fiscal, que habría utilizado el bufete.

En este bloque, ya han declarado los acusados y tres testigos, empleadas del despacho profesional de Del Valle, ubicado en Marbella; y está previsto que mañana continúen las testificales, con más trabajadores del bufete, tras lo que tendrán que comparecer otros testigos, como agentes encargados de la investigación, según informaron a Europa Press fuentes judiciales.

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Del Valle de 141 delitos de falsedad de carácter continuado, 13 de blanqueo de capitales, tres contra la Hacienda Pública y uno de falso testimonio, y señala que el bufete que dirige daba a sus clientes, generalmente extranjeros y algunos "vinculados supuestamente a grupos criminales", cobertura para garantizarles el anonimato de sus inversiones.

La acusación sostiene que se creaban sociedades formadas por una empresa inscrita en el estado norteamericano de Delaware, que tiene "una legislación muy permisiva", y representada por Del Valle, la cual tenía el 99 por ciento de las participaciones de la sociedad española, mientras que el otro uno por ciento corresponde a la persona física, casi siempre una de las empleadas, también acusada.

En su declaración ante el Tribunal, el principal acusado sostuvo que el bufete sólo asesoraba legalmente y defendió la forma en la que se constituían las sociedades en dicho estado, señalando que el anonimato "no es la finalidad" del sistema. Además, dijo que la constitución de empresas para clientes extranjeros era sólo "una pequeña parte" de la actividad del bufete marbellí.MINUTAS

En lo que respecta al caso 'Minutas', estarían previstas sesiones los días 17 y 19. La pasada semana, el tercer acusado, secretario en algunas sociedades de Marbella, Modesto Perodia, comenzó a contestar a las preguntas de la Fiscalía Anticorrupción, que acusa de delitos de asociación ilícita, fraude, prevaricación administrativa, malversación de caudales, falsedad y delitos societarios.

En este juicio, el Tribunal de la Sección Tercera juzga al letrado y también presidente del Sevilla José María Del Nido, que estuvo declarando durante 10 días; al ex alcalde marbellí, Julián Muñoz, que declaró cinco días, al ex asesor de Urbanismo Juan Antonio Roca y a otras 14 personas; mientras que el Ayuntamiento de Marbella está personado como acusación particular.

Para el ministerio fiscal, se pretendió "una maquinación defraudatoria estable y progresiva, planeada por los acusados con absoluto desprecio a los intereses públicos y en grave perjuicio de las arcas municipales". En su escrito inicial, se precisa que a ese comportamiento "despatrimonializador" se unieron "bajo el mando y control de Gil, en un primer nivel dirigente, los acusados Julián Muñoz y José María del Nido".

Del Nido rechazó todas las acusaciones del fiscal, que sostiene también que la contratación del letrado "estuvo basada única y exclusivamente" en la voluntad del entonces alcalde, Jesús Gil, "sin que para dicha designación o para la asignación de cada uno de los servicios concretos y ejercicio de acciones se iniciare el preceptivo expediente o cualquier formalidad legalmente prevista por el órgano municipal".

El acusado, que se enfrenta a 13 años y medio de cárcel, negó que fuera abogado de confianza del fallecido Jesús Gil, a quien conocía "de actos sociales y del fútbol"; y defendió la forma en la que le hicieron los encargos e intentó justificar su trabajo. Rechazó, también, que creara una espiral procesal para cobrar minutas que no debía, como dice el fiscal.

Por su parte, Muñoz reiteró en toda su declaración que era Gil el que "mandaba" y que él sólo firmaba, aunque el fiscal sostiene que éste, que presidía y participaba en las juntas de gobierno, "adjudicaba los servicios y el ejercicio de acciones concretas, mediante decretos inmotivados". Además, el acusado dijo que no era su trabajo revisar minutas y que Del Nido no era su persona de confianza.

Consulta aquí más noticias de Málaga.