De este modo, el proyecto se encuentra en proceso de contratación y, según el director general de Carreteras, José Guijarro, "supone la mejora integral del firme, lo que dará respuesta a las necesidades de los lorquinos, a la vez que contribuirá a la mejora de las comunicaciones de la zona oriental del Alto Guadalentín".

Esta actuación corresponde a la segunda fase del proyecto de acondicionamiento de la RM-C9, que además de unir Lorca con Zarzadilla de Totana también comunica las poblaciones de Barranco del Prado, Torrealvilla, Rambla de Torrealvilla, Zúñiga y La Juncosa.

Y es que, mediante esta ejecución, se da continuidad a la primera fase, ya acabada, en la que el Ejecutivo regional invirtió más de 600.000 euros y que supuso el acondicionamiento de la vía desde el kilómetro 8,2 al kilómetro 13.

"Con el esfuerzo inversor del Ejecutivo autonómico se incrementarán las condiciones de seguridad para los lorquinos, además de procurar la creación de un centenar de puestos de trabajo en la Región", señaló el director general.

Asimismo, en las obras se procederá al ensanche de la plataforma, en los tramos que sea necesario, para el establecimiento de dos carriles de 3,5 metros de anchura y arcenes de un metro a cada lado. Además, se rectificará el trazado con la eliminación de las curvas de radio reducido, para proporcionar desplazamientos más cómodos y seguros, y se renovará el firme en todo el tramo.

Por último, en el paso del Barranco del Prado, en el kilómetro 2,8, se corregirá el desnivel de la vía con tres vanos. De igual forma, se proyectan las correspondientes obras de drenaje, tanto superficial como subterráneo, así como la colocación de señalización, balizamiento y barreras de seguridad necesarias a lo largo de toda la carretera.

Consulta aquí más noticias de Murcia.