Asimismo, en la elaboración de su tesis doctoral la científica ha analizado el uso de mutantes en estos componentes, con el objetivo de fabricar una vacuna verdaderamente efectiva contra a la enfermedad.

Según explica Conde, "los resultados preliminares, en modelo murino, son muy prometedores y ya han dado lugar a una patente". En este sentido, expuso en una nota de prensa, el hallazgo de una vacuna para animales que mejore claramente las actuales "evitaría sacrificios inútiles y grandes pérdidas económicas en los países que la sufren".

Indicó que la FAO estima en unos 4.000 millones el número de animales susceptibles de padecer brucelosis y destacó que el 80 por ciento de ellos se encuentra en los países en vías de desarrollo. "En el caso de las personas", precisó, "la afección es grave, invalida a quien la padece, requiere de un tratamiento costoso y puede dejar secuelas".

Raquel Conde se encuentra en la actualidad realizando su posdoctorado en Basilea (Suiza), donde ha impulsado una posible colaboración de la Universidad de Navarra en el proyecto InfectX: un estudio que implica a varios laboratorios para comparar distintos patógenos -Bartonella, Listeria, Vaccinia Virus, Shigella- y saber cómo se sirven de los genes de las células huésped para entrar en ellas y provocar la enfermedad.

Consulta aquí más noticias de Navarra.