Disturbios en Bangkok
El caos se ha apoderado de las calles de Bangkok. EFE

El primer ministro de Tailandia, Abhisit Vejjajiva, se ha reunido hoy con los altos mandos del Ejército y la Policía para sopesar si declara el toque de queda en Bangkok, donde ya han muerto al menos 25 personas en cuatro días de violencia. La idea se ha desestimado, pero se ha dado un plazo que llega hasta el lunes por la mañana (a las 10.00, hora española) para que los manifestantes cesen en sus protestas.

La mejor forma de prevenir pérdidas de vidas humanas es terminar con la protesta

En su segunda intervención televisada desde la de la noche de este sábado, el jefe del Ejecutivo insistió en que los llamados camisas rojas del frente antigubernamental tienen que poner fin de inmediato a las protestas.

"La mejor forma de prevenir pérdidas de vidas humanas es terminar con la protesta que supone una situación que lleva a la violencia, en particular cuando los manifestantes están provistos de armas de guerra", señaló el primer ministro.

Durante su discurso, también anunció que ha dado instrucciones al Ministerio de Educación para que aplace, por motivos de seguridad y hasta el próximo 24 de mayo, el inicio del nuevo curso escolar que estaba fijado para mañana lunes.

"Los manifestantes tienen que regresar a sus casas y la gente debe mantenerse alejada (de la base roja)", dijo el gobernante.

Vejjajiva añado que "hasta el momento las autoridades se han centrado en cercar a los manifestantes".

Los soldados han abatido a varias personas estos días, una de ellas una mujer de 30 años que observaba una manifestación

Los francotiradores del Ejército tailandés abatieron hoy a dos manifestantes cuando varios cientos se concentraban en la inmediaciones de la zona central de Bangkok ocupada por los camisas rojas, dijeron testigos y fuentes médicas.

Los dos incidentes ocurrieron en la avenida Rama IV, al este de la base roja y en el mismo lugar en el que durante los últimos tres días varias personas han muerto por disparos de los soldados.

El centro de emergencias, que coordina la asistencia sanitaria, indicó que el manifestante recibió un balazo en la cabeza y que falleció cuando era trasladado al hospital.

La otra persona alcanzada por un disparo hecho por los tiradores del Ejército fue una mujer de unos 30 años, que según relatos de testigos observaba a los manifestantes desde un lado de la calle.

Los camisas rojas, capitaneados por Prateep Ungsongtham, un activista del vecino barrio portuario de Klong Tey, incendiaron varios neumáticos e intentaron luego avanzar hacia la posición militar.

Disparar a camisas rojas a 36 metros

Los soldados tienen la orden de disparar contra cualquier camisa roja que esté a menos de 36 metros de una posición militar, indicó el portavoz de Ejército, coronel Sansern Kaewkamnerd

Al menos 25 personas han muerto y cerca 200 han resultado heridas desde que el pasado jueves el Ejército emprendió una amplia operación para sitiar a los miles de partidarios del frente antigubernamental atrincherados en el corazón comercial de la capital, de unos tres kilómetros cuadrados de extensión .

Los camisas rojas de otras provincias vendrán en pequeños grupos para enfrentarse a los soldados

A pesar de la presión ejercida por las tropas, cabecillas del frente rojo aseguraron que han descartado la rendición y ordenado a sus seguidores de otras provincias unirse a la protesta en Bangkok.

"Los camisas rojas de otras provincias vendrán en pequeños grupos para enfrentarse a los soldados", dijo a Efe Keow Phituthong, destacado líder del frente e la región del noreste del país, la principal plaza fuerte del frente.

La violencia que resurgió el sábado en calles situadas en las inmediaciones de la base roja, arrojó al menos ocho muertos.

En tres jornadas de violencia, unas 190 personas han resultado heridas por impactos de proyectil, entre ellas un reportero gráfico canadiense y tres tailandeses después de que hoy, un fotógrafo del diario local The Nation recibiera un tiro en la pierna.

Según el Gobierno, tras las barricadas y empalizadas levantadas por los manifestantes para protegerse de una eventual carga de las fuerzas de seguridad hay unas 6.000 personas, una cifra que los cabecillas del frente elevan por encima de 10.000.

Las calles próximas al conflicto están completamente desiertas

Mientras que las calles próximas a la zona de conflicto continúan casi desiertas y bloqueadas por soldados, en el resto de Bangkok, ciudad de con una extensión de 1.568 kilómetros cuadrados, la gente sigue con sus quehaceres cotidianos.

Desde que el pasado 12 de marzo comenzaron las protestas, al menos 53 personas han muerto y unas 1.600 han resultado heridas en explosiones de granadas, otros artefactos y enfrentamientos entre las tropas y los manifestantes que persiguen la caída del Ejecutivo.

Límite: este lunes

El Gobierno de Tailandia ha dado de plazo a los camisas rojas hasta las 15.00 hora local (08.00 GMT) de este lunes para abandonar voluntariamente la zona que ocupan en el centro comercial de Bangkok, indicaron fuentes oficiales.