El ataque ocurrió poco después del mediodía cuando el convoy estaba alejándose de una salida de la Zona Verde, cerca del distrito de Mansour, en el oeste de Bagdad. La Policía dijo que el coche estalló al paso de un comando, esparciendo metralla a lo largo de una zona amplia.

El sonido de la explosión resonó en toda la ciudad.

El ala de Al Qaeda en Irak, dirigida por el extremista jordano Abu Musab al Zarqawi, dijo que había llevado a cabo el atentado.

'Un león de las brigadas mártires realizó un ataque heroico contra los guardas apóstatas (...) en la Zona Verde', dijo la Organización de Al Qaeda para la Guerra Santa en Irak en un comunicado publicado en un página web islamista.

Las fuerzas estadounidenses e iraquíes han sido frecuentemente atacadas dentro o en áreas cercanas a la Zona Verde, un complejo fuertemente vallado y protegido en el lado oeste del río Tigris, en el centro de la ciudad.

En las tres semanas desde las elecciones en Irak, al menos 100 miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes han muerto en ataques suicidas y de otro tipo, y decenas han resultado heridos.

Los insurgentes han atacado a la policía y los guardias iraquíes como un esfuerzo de detener los intentos estadounidenses para crear una fuerza viable de seguridad local, y porque las unidades iraquíes están menos defendidas y bien armadas que los soldados estadounidenses.