Mano dura contra los que se cuelan en el metro sin billete. Esta es la filosofía que está aplicando Ferrocarrils de la Generalitat (FGV) para lograr reducir su índice de fraude.

Tanto es así que durante el año pasado mandó 2.023 notificaciones judiciales a otros tantos viajeros que fueron sorprendidos viajando de gorra en el metro o en el tranvía y no abonaron la multa correspondiente de 50 1. Esta cifra supone un incremento del 50% con respecto al año 2008, cuando juzgaron a 1.086 valencianos por el mismo motivo.

Según  fuentes de FGV, “506 usuarios ya han sido condenados por estafa a la empresa con multas que suelen ser de 180 euros”. No obstante, algunas pueden alcanzar los 600 euros o los 15 días de arresto en caso de impago. En cuanto al resto de viajeros, “están pendientes de la celebración del juicio”.

Además, reconocieron que una pequeña parte se libran al ser extranjeros que no tienen domicilio conocido y es imposible localizarlos, “por lo que la causa acaba por archivarse”.

En cuanto al procedimiento de estas denuncias, el modus operandi es el siguiente: El revisor pide el billete. Si el usuario lo lleva sin ticar o no lo lleva por un motivo justificado (avería de máquina canceladora o expendedora) se le cobran dos viajes. Si aprecia mala fe, se levanta acta de sanción de 50 euros. El viajero tiene un plazo para pagarlo y, si no lo hace, se inicia el proceso judicial.

Las líneas 4 y 6 de tranvía son las que registran un mayor índice de fraude por tener las paradas en superficie, seguidas de la línea 1.

El fraude baja un 3% en un año

La tasa de fraude de FGV (personas que viajan sin billete) se redujo el año pasado al 6,77%, un 3% menos que en 2.008. La tendencia a la baja se está manteniendo en los tres primeros meses de este año, cuando se ha logrado alcanzar un mínimo histórico del 4,45%. Fuentes de la entidad explicaron que “pese a que será complicado reducirlo más” prevén llevar a cabo "una serie de acciones para controlar los accesos al tranvía”.

Consulta aquí más noticias de Valencia.