Tela de araña
Los hallazgos sobre las telas de araña podrían aplicarse en hospitales. ARCHIVO

Científicos de la Universidad Técnica de Múnich y de la Universidad de Bayreuth han descubierto el secreto de las arañas para crear una seda larga, estable y elástica "cinco veces más tensa y fuerte que el acero y tres veces más que las mejores fibras sintéticas" con el objetivo de aplicar el sistema a la industria automotriz y al material quirúrgico de sutura.

La investigación, publicada en la revista Nature, revela que la tela de araña está compuesta por largas cadenas de aminoácidos. Un análisis con rayos X muestra que la fibra contiene áreas en las cuales varias cadenas de proteínas están entrelazadas por conexiones físicas que son las que le dan estabilidad y otras que están separadas, que son las que le confieren elasticidad.

No obstante, tal y como indican los científicos, esta situación es la que se da en la tela ya elaborada. Antes de empezar a formar su seda, el insecto tiene almacenadas en el entorno acuoso de una glándula las proteínas de seda, aunque las áreas responsables de entrelazarlas no se encuentran cerca para que no se agrupen instantáneamente.

"Bajo condiciones de almacenamiento, los mecanismos de control están conectados en parejas de forma que las áreas de unión de ambas cadenas no se pueden colocar paralelamente y previene que se entrelacen", apunta el investigador Thomas Scheibel. Además, las cadenas de proteínas se almacenan con las áreas polares en el exterior y con las partes hidrofóbicas en el interior, asegurando la solubilidad en el entorno acuoso.

Al desplegarse, las proteínas entran en un conducto de hilado y encuentran un entorno con unos niveles de concentración de sal diferentes, tal y como apunta el informe. Esto tiende "dos puentes de sal" que permiten a la cadena desplegarse ocupando las áreas de entrelazamiento, de forma que la tela de araña se construye.

En base a estos resultados, los investigadores de la universidad de Múnich han desarrollado un conducto de hilado artificial usando la tecnología de microsistemas. Mientras tanto, los científicos de Bayreuth están trabajando con intensidad para desarrollar un aparato de hilado biométrico, en el marco de un proyecto conjunto con socios industriales que cuenta con el apoyo federal.