Hace poco se hizo público un nuevo estudio sobre las capacidades y limitaciones del ser humano respecto al rendimiento del cerebro. La conclusión: no podemos con tres o más cosas a la vez y es que, al parecer, nuestro cerebro está diseñado para realizar, como máximo, dos. ¿Esto qué más implica? Por ejemplo, podría explicar por qué al ser humano le es más fácil decidir entre dos cosas que entre más de dos.

El equipo del investigador Etienne Koechlin, de la universidad Pierre et Marie Curie de París, centró su estudio en el córtex prefrontal medial (relacionado con los impulsos, la iniciativa, el juicio y la atención, entre otros, del individuo) del cerebro de 32 voluntarios, comprobando, mediante resonancia magnética, que al realizar dos tareas, pone a trabajar a cada hemisferio en cada una de ellas. Cuando entra en juego una tercera acción, este proceso sufre un bloqueo, ya que ambos hemisferios están ocupados con una operación, de modo que se debe interrumpir la labor de uno de ellos para que entre en juego la tercera.

Perdemos el hilo cuando se nos presentan más de dos elementos en los que centrarnos

"Podemos hacer fácilmente dos tareas, podemos cocinar y al mismo tiempo hablar por teléfono, pero no podemos alternar con una tercera, por ejemplo leer el periódico, de manera sencilla y realizar las tres a la vez sin perder atención en, al menos, una", explicaba Koechlin a Livescience, tras ser publicado el estudio en Science.

Esto puede explicar, por ejemplo, por qué algunas de las decisiones de los humanos, cuando se encuentran ante varias alternativas, son menos acertadas, nos cuestan más y, en ocasiones, son irracionales. Parece que decidimos mejor antes dos opciones que ante muchas más.

“Perdemos el hilo cuando se nos presentan más de dos elementos en los que centrarnos”, explicaba Koechlin, cuyo estudio se complementa con otro, realizado por la universidad de Utah en el que se concluía que sólo un 2.5% de la población era capaz de realizar varias tareas a la vez de forma exitosa.

Otro estudio cifra en un 2,5% el porcentaje de población capaz de hacer más de dos cosas a la vez con éxito

Conducir y hablar a la vez

Otro estudio de las mismas características fue realizado hace varios años por el equipo de Marcel Just, profesor de Psicología y director adjunto del Centro de Imágenes Cognitivas del Cerebro de la universidad Carnegie Mellon de Pittsburg (Pensilvania).

De éste se desprendían similares resultados al de Koechlin. Just se centró en la capacidad que tiene el ser humano para conducir mientras se habla, por ejemplo, con alguien por el móvil. La conclusión: hablar por el móvil en el coche reduce la capacidad cerebral del ser humano para conducir.

Además de redundar en la capacidad limitada de nuestro cerebro para desenvolverse ante varias acciones simultáneas, recalcó que en el caso de ser dos cosas lo que hacemos a la vez, éstas no se realizan con el mismo grado de acierto, ya que el cerebro distingue entre una acción principal y una secundaria, por lo que prestamos más atención siempre a una de las dos. En el caso de los diestros, la tarea principal se desarrolla en el hemisferio izquierdo y en el caso de los zurdos en el derecho.