Vajazzling
Vajazzling. THELUXURYSPOT.COM

En el mundo de la moda los diamantes, piedras preciosas y cristales siempre han sido un complemento a la hora de vestir y desfilar en la pasarela que quedaba a la vista, pero desde hace poco tiempo se ha empezado a popularizar una nueva técnica, conocida como Vajazzling, mediante la cual los salones de belleza, especialmente los de EE UU, se dedican a decorar la zona más íntima de la mujer, el pubis.

A finales de marzo, la conocida actriz Jennifer Love-Hewitt publicaba un libro sobre experiencias amorosas y consejos en las relaciones de parejas titulado The Day I Shot Cupid. En éste dedicaba un amplio espacio al Vajazzling. Una técnica que le ha servido para promocionar aún más su libro. Después de afirmar durante la promoción que ella había probado esta técnica, los salones de belleza de EE UU empezaron a comprobar cómo la demanda crecía. Se comenzaron a emitir reportajes en televisión (como en el vídeo que viene a continuación en el que la reportera se pone cristales sobre su pubis). A Love-Hewitt y su editorial pareció gustarles la idea de alardear de pubis decorado en televisión, de modo que la técnica se repitió en unos cuantos programas más, de modo que la actriz se ha convertido en la abanderada de esta nueva forma de moda femenina, que tiene blog.

El mundo de la moda también se anota otro punto. Desde hace tiempo, muchas han sido las famosas que han posado en portadas de revistas con su cuerpo desnudo cubierto únicamente por pequeñas piedrecitas. Una de las portadas que más llamó la atención en España fue la protagonizada por Elsa Pataki para Elle (cubierta sólo por cristales de Swarovski).

A priori parecía una tendencia que no se impondría en la calle, pero lo cierto es que en salones de Nueva York ya se ofertan sesiones de Vajazzling desde 20 dólares, sin diamantes, claro está, que encarecen bastante la sesión.

La técnica es muy sencilla. Se depila con cera el pubis de modo que queda libre de vello y entonces se comienzan a adherir las piedrecitas con un adhesivo que puede fijar las piedras entre 5 y 8 días. En las sesiones más caras suelen utilizarse cristales y diamantes.

Se ofertan decenas de formas y motivos, relacionadas en muchas ocasiones con un motivo sugerente, puesto que se trata de un adorno corporal con una gran carga erótica.