Un agente dijo que 10 hombres enmascarados llevaron a cabo el ataque cerca de la ciudad de Baquba, a unos 65 kilómetros de la capital iraquí.

Responsables iraquíes y estadounidenses esperan un resurgimiento de la violencia insurgente en la recta final hacia las elecciones nacionales del 15 de diciembre, cuando los iraquíes elegirán a su primer gobierno que actuará una legislatura completa desde el derrocamiento de Sadam Husein en 2003.

Las guerrillas suníes protagonizan una campaña de atentados suicidas, asesinatos y ataques armados en su intento por desestabilizar al Gobierno interino dominado por chiíes y kurdos y apoyado por Estados Unidos.